Beneficios De La Almendra Durante El Embarazo

Las almendras son una fuente rica en ácido fólico, el cual ayuda al cerebro y al desarrollo neurológico del feto, y vitamina E que protege al bebé de futuro riesgo de asma. Son una fuente saludable de grasa dietética y carbohidratos y ayuda a eliminar kilos de más que vienen con el embarazo por la sensación de saciedad que traen. Son igualmente de beneficiosas la leche de almendra y la mantequilla de almendra.

Almendras durante el embarazo

  • Buena fuente de ácido fólico
  • Previene el sobrepeso excesivo en el embarazo
  • Le suministran hierro a tu bebé
  • Protegen a tu hijo de futuras alergias

Las almendras son consideradas súper alimentos en muchos países y culturas. ¿Y por qué no? Es una nuez saludable y es una excelente opción para merendar. Las almendras contienen proteína, fibra, hierro, zinc, vitaminas A, B6 y E, calcio, manganeso, magnesio, cobre, ácido fólico y riboflavina. Es una comida muy nutritiva para cumplir con las necesidades nutricionales de una mujer durante el embarazo.

Aunque quizá los cuentos de abuelitas que dicen que consumir nueces durante el embarazo causa alergia a las nueces hayan evitado que comas este súper alimento en el embarazo, eso es completamente falso, y no hay datos científicos que lo respalden. Hay muchas teorías sobre lo que hay que comer y no hay que comer durante el embarazo. La única razón por la que deberías evitar comer almendras durante el embarazo es si TÚ eres alérgica a ellas. También hay teorías sobre comerlas crudas o remojadas durante esos 9 meses. Así que si te preguntabas si podías comer almendras durante el embarazo o si las almendras son buenas para las embarazadas, estamos a punto de despejar esas dudas.

Beneficios de la almendra durante el embarazo

  1. Buena fuente de ácido fólico

Las almendras son de las mejores fuentes naturales de ácido fólico. Así que las mujeres embarazadas pueden comerlas tranquilamente para el correcto desarrollo del feto. Ayudará mucho en el cerebro y sistema neurológico del bebé.

Puede que necesites una cantidad adecuada de ácido fólico antes y durante el embarazo para prevenir defectos en los conductos neurales que puedan causar problemas incurables para el bebé. Estos incluyen una malformación de la columna, mortinato o parálisis en los miembros inferiores. Así que si estás embarazada o planeas concebir, consumir almendras o suplementos de ácido fólico es un buen plan.

Las mujeres embarazadas normalmente necesitan 400 microgramos de ácido fólico a diario.

  1. Mejora la respuesta metabólica

Cuando se trata de embarazos de alto riesgo, como de los casos de mujeres obesas or diabetic as, no quieres tomar ningún riesgo. La investigación ha demostrado que los bebés de tales mujeres están en mayor riesgo de sufrir obesidad y trastornos metabólicos más adelante en su vida. Allí es donde las almendras se hacen importantes, proporcionan una fuente saludable de grasa dietética y carbohidratos. Reducen el estrés oxidativo, inflamación y azúcar en la sangre.

  1. Previene el sobrepeso excesivo en el embarazo

Uno de los mayores desafíos del embarazo es el aumento de peso. Se hace más difícil de manejar si ya tienes sobrepeso o eres obesa. Además, los antojos y hambre del embarazo hacen todo aún más difícil. Las almendras tienen un buen nivel en la escala de saciedad y te mantienen satisfecha por más tiempo. Según un estudio en 20 mujeres obesas con embarazos de alto riesgo, se observó que comer 2 onzas (56 gramos) de almendras promovió la saciedad reduciendo la hormona del hambre grelina e incrementando la hormona que reduce el apetito, leptina. El estudio concluyó que las almendras son importantes no solo para mejorar la saciedad y reducir el apetito, sino también para facilitar un aumento de peso saludable durante el embarazo. 

  1. Le suministran hierro a tu bebé

Las almendras son ricas en hierro con 1 onza (28 gramos) cubriendo 6% de tu valor requerido diario. Uno de los tantos beneficios de las almendras durante el embarazo es que puedes cumplir los altos requisitos de Hierro en esta etapa de tu vida. Ya que los requisitos de hierro son más altos después del primer trimestre, mejor que tengas tus reservas listas. Las cantidades que puede ser absorbidas con una dieta de embarazo óptima, son mucho menores que el hierro necesario en las últimas etapas del embarazo. Una mujer debe iniciar el embarazo con depósitos de hierro no menores a 300mg para cumplir con los requisitos completos del bebé.

  1. Protegen a tu hijo de futuras alergias

Otra creencia común es que el consumo de las nueces como la almendra y el maní durante el embarazo causan el desarrollo de alergia y asma en los niños. Según un estudio, el consumo de nueces durante el embarazo se asoció inversamente con el asma en niños de 18 meses de edad. Un mayor consumo de nueces demostró estar inversamente relacionado con los diagnósticos de asma relacionados con medicamentos en niños. El estudio concluyó que consumir maní y nueces como almendras durante el embarazo puede reducir el riesgo de desarrollo de enfermedades alérgicas en niños. Así que es absolutamente seguro comer almendras y similares durante el embarazo.

Las almendras también tienen un alto contenido de vitamina E, la cual también protege a los niños del asma cuando la futura mamá la consume durante el embarazo. Se realizó un estudio con 1861 niños nacidos de mujeres reclutadas en el embarazo. Los niños fueron examinados a sus 5 años y se demostró que un bajo consumo maternal de vitamina E y zinc (también presente en las almendras) se asoció con diferencias en el riesgo de desarrollar asma.

¿Y la leche de almendra y mantequilla de almendra?

La leche almendra está de moda ahora mismo y es una excelente alternativa (como la leche de soya) para aquellos que son intolerantes a la lactosa. Se prepara licuando almendras previamente humedecidas en agua por uno o dos días. La leche de almendras es expresa, cremosa y blanca. Puedes hacerlo en casa o comprarla en un supermercado. Es más ligera que la leche de vaca y tiene un sabor a nuez y un poco cremosa, sabe muy bien con cereales. Aunque es baja en calcio y proteína comparada con la leche de vaca, puede tomarse si eres intolerante a la lactosa o desarrollaste una aversión a la leche o su olor durante el embarazo.

La mantequilla de almendra, cuando se compara con la mantequilla normal y otras mantequillas de nueces como la de maní tiene una ventaja: su contenido de fibra.  La mantequilla de almendra son almendras licuadas a alta velocidad para formar una pasta espesa y uniforme. Mientras la mantequilla derivada de la leche de vaca es pura grasa, la mantequilla de almendra tiene proteína, grasas, carbohidratos y fibra. También tiene más fibra, calcio, y potasio que otras mantequillas como la de semillas de girasol o la mantequilla de maní. También contiene más hierro, manganeso, y vitamina E, y menos grasa saturada que la mantequilla de maní. Gracias a su perfil nutricional, la mantequilla de almendras es excelente para las madres embarazadas.

Las almendras y sus derivados un excelentes durante el embarazo, no solo para las madres sino también para sus bebés en desarrollo. Así que disfruta de las bondades de esta saludable nuez para un bebé saludable y para ti.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here