,

Carta A Una Amiga Que Desaprueba Que Le Pida Permiso A Mi Marido

Ashley Willis se encontraba caminando en el parque con una amiga, cuando ésta la invitó a una reunión con otras chicas por la noche. Después de agradecer la invitación, aclaró que necesitaba pedirle permiso a su marido. Ashley quedó impresionada con la respuesta de su amiga.

 “Una amiga me preguntó el otro día si me gustaría sumarme a una salida nocturna de chicas.

Naturalmente, como hago con este tupo de invitaciones, le contesté que me encantaría y que primero le preguntaría a Dave, mi marido, para poderle confirmar. Ella puso cara de sorpresa, rodó los ojos y preguntó ¿De verdad? ¿Necesitas el permiso de tu marido para salir? Mi marido y yo nunca pedimos permiso. Simplemente hago mis cosas y él hace sus cosas.”

El intercambio de argumentos molestó tanto a Ashley que decidió hacer una lista con algunas razones por las cuáles ella decide incluir a su esposo en lo que puede parecer una decisión intrascendente.

Su perspectiva es realmente buena:

 

1.    Pedir permiso es un signo de RESPETO.

Siempre que Dave me pregunta si puede hacer algo o salir a algún lugar, me siento amada y respetada. Estamos casados, después de todo.  ¿Por qué no nos consultaríamos el uno al otro antes de anotar algo en el calendario o aplicar a un nuevo empleo, por ejemplo? Todas estas cosas nos afectan a ambos, así que necesitamos discutirlas primero por una simple cuestión de respeto mutuo.

2.     Pedir permiso asegura MENOS CONFLICTO

Parafraseando el famoso dicho “solo hazlo y después pides disculpas”, temo que no funciona en un matrimonio. Necesitamos preguntarnos antes, así evitaremos peleas posteriores con respecto a esa decisión. Cuando hacemos una decisión JUNTOS, sin importar lo que ocurra, enfrentaremos las consecuencias permaneciendo unidos en lugar de señalarnos mutuamente con el dedo.

3.     Ambos esposos se sienten empoderados

Algunos pueden argumentar que pedir permiso crea un matrimonio que se parece más a una relación de paternidad, pero es no es verdad cuando AMBOS lo hacen. Por favor, déjenme ser claros en este punto: NO es saludable un aceptable que sólo uno de los implicados constantemente deba pedir el permiso del otro, mientras el otro hace lo que quiere y va a donde gusta sin avisar. Esto significa manipulación y no amor, y puede desembocar en conductas abusivas.

4.     Permite que se tomen mejores decisiones en pareja

Cuando pides el permiso de tu pareja antes de decidir hacer cosas como salir en una noche de amigas, ir a ver un juego con los chicos, tomar otro empleo, elegir cuándo ir al gimnasio, volver a la escuela, ingresar al ejército, etc. Te conviertes en alguien con mejor perspectiva y capacidad de análisis a partir del punto de vista de tu pareja, y puedes tomar una mejor decisión. Ayudamos al otro a sopesar los pros y los contras para decidir si algo es adecuado y está en el momento justo. Algunas de las decisiones listadas son más trascendentales que otras,  pero todas son lo bastante importantes como para discutirlas en pareja.

5.     Nos mantiene al tanto de la vida del otro

Tristemente, he escuchado de demasiadas parejas casadas que se encuentran atorados en una existencia solitaria y desapegada. Algunos no son nada más que roomies, viviendo vidas separadas y pasando la noche en la misma cama. Se despiertan, dicen “hola”, van a trabajar sin mandarse un mensaje o hacerse una llamada en todo el día, vuelven a casa, llevan a los niños a dónde necesiten ir, toman su cena sin una palabra en distintas habitaciones, tal vez salgan con un amigo o centren su atención en los hijos.  Dicen “buenas noches” antes de ir a la cama y el ciclo se repite cada día. Están juntos pero a kilómetros de distancia emocional.

¿Qué fue lo que sucedió? Dejaron de engancharse con los momentos cotidianos. Dejaron de habla y comunicarse. Dejaron de intentarlo. Asumieron que cada quien podría hacerlo po su cuenta. ¿Para qué casarte si de cualquier forma quieres hacerlo sólo?

 

!Comparte hoy  esta interesante perspectiva!

MIRA ESTOS ENLACES: 

Él Estaba Al Borde De Un Divorcio Y A Punto De Un Colapso Nervioso. Cuando Una Simple Pregunta Lo Cambió Todo

21 Cosas Que Parejas Divorciadas Dicen Pudieron Salvar Su Matrimonio

3 Razones Por Las Cuales Las Relaciones Modernas Siguen Fallando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un Hombre De Color Hace A Supremacistas Blancos 1 Simple Pregunta, Y Convence A 200 De Abandonar El Ku Klux Klan

“Debieron Haberme Advertido” La Carta De Una Madre Revela La Verdad Sobre Tener Al Primer Hijo