21 Formas de Animar A Una Persona Y Hacerla Feliz

 “Ya que eres más feliz al dar felicidad a otros, deberías reflexionar más sobre la cantidad de felicidad que puedes dar.” –Eleanor Roosevelt

Una de las mejores maneras de tener una vida feliz es haciendo a otras personas felices.

¿Por qué?

– Lo puedes ver. Te sentirás feliz al ver cómo se le ilumina la cara de alegría a otra persona gracias a ti.

– Sabrás que hiciste algo bueno. Te sentirás más feliz, ya que estarás consciente de que hiciste algo bueno. De esta manera tu autoestima aumentará considerablemente.

– La vida te regresa todo lo que das. Conforme pasa el tiempo, la gente te empieza a tratar como tú la tratas. Además, la manera en que piensas de los demás y la manera en que los tratas es normalmente un reflejo de cómo piensas y te tratas a ti mismo.

Así que, ¿cómo puedes hacer a alguien más feliz?

Aquí te dejo 21 cosas que puedes empezar a probar hoy mismo. Escoge una y observa cómo puede influir a alguien en tu vida. De igual manera, notarás que tú también te sentirás mejor.

1.- Haz un cumplido sincero.

Muchas veces callamos cosas positivas y bellas. Así que no lo dudes y hazle un cumplido a alguien el día de hoy. Significará mucho para esa persona si es sobre algo que tiene un lugar especial en su corazón. También funciona de maravilla hacer un cumplido sobre algo en lo que la otra persona se ha estado esforzando mucho últimamente.

2.- Deja que alguien se cruce a tu carril mientras vas manejando.

Este pequeño acto puede hacer que esa persona se sienta menos estresada y puedes mejorar un poco su día.

3.- Detén la puerta un poco más para alguien.

Este simple acto no te cuesta nada en absoluto y puede poner una sonrisa en el rostro de la otra persona.

4.- Expresa tu gratitud por cosas que solemos dar por hecho que siempre estarán ahí.

Muchas veces damos por hecho que los otros siempre estarán ahí para nosotros, llevando a cabo sus actividades. Por ejemplo, sentimos que siempre van a cocinar, a seguir trabajando duro todos los días o que siempre estarán para escucharnos cuando más lo necesitemos.

5.- Comparte algunas de tus deliciosas galletas de receta de la abuela.

O de tu pan, helado, gomitas o torta. El punto es que compartas algo tuyo y que te hace feliz.

6.- Regala algo que sea especial para ti.

Como una pulsera o un dibujo que acabas de hacer. Esto alegrará mucho a la otra persona y la hará sentir especial

7.- Comparte lo que cultivaste en tu jardín.

Por ejemplo, algunas flores, hierbas, sabrosos champiñones o fruta fresca o deshidratada.

8.- Alienta a más personas.

En ocasiones, el mundo puede ser un lugar terrible, duro y decepcionante. Así que no dudes en animar a alguien que está pasando por un mal momento. Expresa un punto de vista más positivo o racional de la situación. Recuérdale que todo es del color del cristal con que se mira. De este modo, la otra persona se sentirá menos estresada y tal vez se dará cuenta de que sus temores eran injustificados.

9.- Cuenta un buen chiste.

O uno muy tonto. O tal vez una anécdota de algo gracioso que te haya pasado alguna vez. Esto nunca falla en hacer sonreír a los demás.

10.- Comparte algo divertido que hayas encontrado en Internet.

Muestra algún video gracioso que te haga reír si, ya no tienes más chistes o anécdotas qué contar en ese instante. También puedes mostrar tus memes preferidos, siempre alegran el día.

11.- No dudes en dar tu consejo a un amigo.

Si un amigo se ve en necesidad de ayuda, pregúntale a alguien que conozcas si ha estado en situaciones similares y cuál es su consejo. O investiga en Internet para darte una idea de qué es lo que esta persona está viviendo y comparte con ella la información que encontraste.

12.- Recolecta algunas flores y regálalas.

Sólo te tomará algunos minutos, pero la felicidad durará muchos días.

13.- No dudes en dar abrazos.

Este pequeño acto puede relajar a ambas partes y eliminar los pensamientos y vibras negativas, sustituyéndolos por cosas buenas. Dar abrazos puede modificar sorprendentemente rápido el estado de ánimo de una persona. Sin embargo, tienes que saber cuándo es apropiado abrazar a alguien. De lo contrario, puedes crear una situación incómoda.

14.- Prepara su comida preferida en caso de que haya tenido un mal día.

Sé por experiencia que esto mejora de manera considerable mi estado de ánimo y me hace sentir mucho mejor después de haber tenido un mal día. También puede alegrar más los días buenos.

15.- Pide su comida preferida a domicilio.

Si buscas una opción más rápida, o no tienes ganas de cocinar, esta es una excelente solución y mejorara un mal día. Una variación de esta idea es simplemente conseguir su postre favorito, comprar una barra de chocolate o invitarle un café.

16.- Sonríe.

No temas a sonreír a todo el mundo. Sonríele a la gente en la calle, a la cajera en el supermercado, aunque sean sólo 30 segundos de convivencia. Las sonrisas siempre ayudan a mejorar el ánimo y a alentar a las personas. No olvides sonreírte a ti mismo cada vez que te veas al espejo.

17.- Ayuda a hacer un mandado o a hacer alguna tarea extra.

Esto puede ayudar a que el estrés disminuya considerablemente si la persona está teniendo un día caótico. Puedes ayudar pasando por los niños a la escuela, yendo a la tintorería o lavando los platos.

18.- Escucha cuando necesiten ser escuchados.

A veces, lo único que alguien necesita para sentirse mejor es desahogarse y que alguien más lo escuche. Esto nunca falla, ya que la persona se podrá dar cuenta de que tal vez está exagerando y complicándose ella sola.

19.- Prepara una taza de té o café justo como a esa persona le gusta.

Sólo te tomara un par de minutos y puedes aprovechar y preparar una taza para ti también.

20.- Escribe una nota y escóndela para que esa persona la encuentre y se sorprenda.

Una nota llena de agradecimientos o una nota repleta de cumplidos. O simplemente una nota en donde le dices cuánto lo quieres y lo especial que es para ti. Escóndela en un frasco en la cocina, en una bolsa, en un cajón o en un sombrero.

21.- Lleva positividad y buenas vibras a su vida.

Si llevas positividad y una energía abierta, feliz y buena a una conversación, por ejemplo, esa energía suele contagiarse y todos los que participen pasarán un rato mucho más agradable. Además, esta energía se quedará con ellos incluso después de que haya terminado la conversación.

Como podrás ver, no es nada difícil ayudar a que alguien más se sienta mucho mejor. No te costará nada y te traerá grandes satisfacciones. ¿Cuál es tu manera favorita de alegrarle el día a alguien?

 

 ¡Comparte esta valiosa información con todos tus seres queridos!

 

¡Sigue leyendo nuestros artículos!:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here