in

Guía Práctica Para Tener Menos Ropa

“Primero, conócete a ti mismo; luego, adornarte de acuerdo a ello.” – Epicteto

 

Por un momento, considera cómo sería tu vida si tuvieras menos ropa:

 

  • Tendrías más ingresos disponibles.
  • Tendrías más tiempo libre para disfrutar la vida.
  • Las mañanas serían menos estresantes.
  • Tus armarios se verían organizados y despejados.
  • Empacar para los viajes llevaría menos tiempo.
  • Los días de lavandería serían más sencillos

 

Lamentablemente, en lugar de disfrutar los beneficios de tener menos ropa, la mayoría compramos la mentira de que “más es mejor.  Entonces, acumulamos más ropa cada temporada, pensando que la ropa nueva nos hará más alegres, más a la moda y más populares. Al final, solo nos estorba.

Considera un cambio en tu vida, intenta poseer menos ropa y te sorprenderá la enorme libertad que obtendrás al hacerlo.

Si deseas reducir tu guardarropa al mínimo absoluto, o simplemente reducir los excesos de tu armario; aquí te dejo 10 consejos prácticos:

 

1. Admite que tienes demasiada ropa. Aceptar que tienes mucha ropa, es la parte más importante para comenzar.

 

2. Usa menos colores. La mayoría conocemos los colores que utilizamos con más frecuencia, porque se nos ven bien. Entonces, si elegimos intencionalmente menos colores, tendremos que usar menos accesorios (zapatos, cinturones, joyas, bolsos, etc.).

 

3. Adopta la idea de solo uno. Cuando uno es suficiente, quédate solamente con: un vestido negro, un traje de baño, un abrigo de invierno, un cinturón negro, un par de zapatos negros, un par de tenis, un bolso, etc. Elige los tuyos de acuerdo a tu ocupación, estilo de vida o clima.

 

4. Dona, vende, recicla, desecha. Dependiendo del tamaño de tu guardarropa, ordena tu ropa en montones de acuerdo a lo que puedes hacer con ella: donarla, venderla, reciclarla o desecharla. Comienza con la ropa que ya no uses y te sorprenderá la gran cantidad de cosas que puedes eliminar.

 

5. Donar, vender, reciclar, desechar un poco más. Quitar la ropa que ya no utilizas es fácil. Eliminar la ropa que realmente no necesitas, puede ser más difícil. Checa todas las prendas de tu armario y elimina aquellas que están fuera de temporada o pasaron de moda. Eso ayudará a que realices una nueva clasificación.

 

6. Imponte una moratoria arbitraria en tus compras. Para muchos, ir de compras es un hábito (el estadounidense promedio tira 68 libras de textiles cada año). Si quieres romper ese hábito, debes establecer una congelación de compras autoimpuesta. Te recomiendo no comprar ni una sola prenda en un periodo de 90 días; este simple ejercicio de disciplina, cambiará tus hábitos impulsivos y te permitirá tener una nueva visión de la ropa y las tiendas que la comercializan.

 

7. Establece un límite de gasto mensual. Elige un gasto bajo y apégate a él.

 

8. Elige siempre Calidad sobre Cantidad. Sólo compra ropa que realmente te guste – incluso si cuesta más. Si amas las cosas que hay en tu armario, tendrás menos deseos de comprar algo extra.

 

9. Evita las ofertas. Las ofertas deben aprovecharse para conseguir un mejor precio de algo que necesitas. Desafortunadamente, la mayoría de las ofertas están diseñadas para convencernos de comprar cosas que no necesitamos.

 

10. Impresiona con tu carácter, no con tu ropa. Lee Mildon dijo: “La gente, difícilmente, se da cuenta de que llevas ropa vieja, cuando tienes una gran sonrisa.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 Rutinas Para Arreglar El Desorden De Cualquier Familia

10 Maneras Creativas Para Simplificar Tu Hogar