,

Estudio: Las Estatinas No Disminuyen Mucho El Colesterol, Pero Incrementan El Riesgo De Cáncer Y Pérdida De Memoria

La enfermedad cardíaca es una de las causas principales de muerte en el mundo. Se ha consolidado una teoría popular que expone que los niveles elevados de colesterol pueden tener un impacto adverso sobre tu salud cardiovascular, entonces, para combatir esto, muchas personas consumen medicamentos para disminuir el colesterol con el fin de reducir su riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.

Sin embargo, resulta que las estatinas, las drogas más populares para reducir el colesterol, no solo son inefectivas para disminuir el riesgo de infarto en ciertas poblaciones, sino que también provocan una variedad de efectos secundarios desagradables y han sido relacionadas con el cáncer.

El colesterol y el cuerpo

El colesterol se clasifica como un esterol, el cual es una combinación de un esteroide y un alcohol, es decir que técnicamente no es una grasa. Hay mucha confusión cuando las personas hablan sobre “los niveles de colesterol”, y es importante entender que, en realidad, tú no tienes colesterol en tu sangre.

Para que el colesterol sea transportado por el cuerpo a través de nuestra sangre y vasos sanguíneos, tiene que ser vehiculizado en unas pequeñas proteínas especiales denominadas lipoproteínas, las cuales son sintetizadas en el hígado. Los distintos tipos de lipoproteínas se clasifican de acuerdo a su densidad. Puedes estar familiarizado con las dos lipoproteínas más importantes respecto a la enfermedad cardiovascular: las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y las lipoproteínas de alta densidad (HDL).

Kris Kresser utiliza una excelente analogía de coches en una autopista o carretera para poder comprender cómo influyen las lipoproteínas en la enfermedad cardíaca. Si imaginas que tu torrente sanguíneo es como una autopista, las lipoproteínas son taxis que transportan el colesterol, los triglicéridos, las vitaminas liposolubles y los antioxidantes por todo tu cuerpo hasta tus células y tejidos. Entonces, puedes pensar que en el colesterol y las grasas como los pasajeros en el taxi.

Una breve recapitulación:

Sangre: autopista

Partículas de lipoproteínas (LDL/HDL): Taxi

Colesterol + grasas: pasajeros

Los científicos solían creer que el número de pasajeros en el taxi (esto es, la concentración de colesterol en la partícula LDL) era el factor determinante en el desarrollo de la enfermedad cardíaca. Ahora hemos aprendido con los estudios más recientes, que es el número de taxis en la carretera (esto es, partículas LDL) lo que más importa.

Como ocurre con cualquier taxi, hay un límite en el número de pasajeros que puede llevar. Así, a medida que el número de triglicéridos en tu cuerpo se incrementa, ellos empiezan a ocupar más espacio en el taxi, y dejan menos espacio para los pasajeros de colesterol, forzando al hígado a sintetizar más partículas de LDL para transportar una determinada cantidad de colesterol alrededor del cuerpo. El mayor número de taxis en la carretera al mismo tiempo implica un atasco de tráfico mayor, y una probabilidad elevada de que algunos de ellos chocarán contra el frágil revestimiento de la arteria, provocando inflamación y formación de placas de ateroma.

Al principio, el uso de estatinas y de otras drogas se volvieron populares principalmente debido a la antigua teoría de que el número de pasajeros en el taxi (concentración de colesterol) necesitaba ser reducido en lugar de quitar los taxis (LDL) de la carretera. Lo que en realidad hacen las estatinas es reducir la producción de colesterol y, de este modo, se reduce el número de pasajeros.

¿Qué son las estatinas?

Las estatinas son drogas ampliamente prescritas que se utilizan para disminuir la producción de colesterol. Es claro que las estatinas son efectivas para reducir los infartos y muerte en personas con enfermedad cardíaca preexistente. Sin embargo, existe menos evidencia convincente para el uso de estatinas en individuos que no tienen enfermedades del corazón previas.

En un estudio de 5 años dirigido por el Dr. David Newman, investigador médico y experto principal en asistencia sanitaria, se analizaron los efectos de las estatinas proporcionadas a personas sin enfermedad cardíaca conocida durante 5 años, y se encontró lo siguiente:

Ninguno fue ayudado (vida salvada)

10% (1 en 10) fueron afectados por daño muscular

1.6% (1 en 60) fueron beneficiados al prevenir un infarto

0.4% (1 en 268) fueron beneficiados al prevenir un derrame cerebral

1.5% (1 en 67) fueron perjudicados al desarrollar diabetes

Otros efectos secundarios negativos de las estatinas fueron:

  • Erupciones y sarpullidos
  • Constipación
  • Diarrea
  • Somnolencia
  • Pérdida de memoria
  • Elevada glucemia (azúcar en sangre)
  • Riesgo incrementado de desarrollar diabetes

Las estatinas también se asocian con efectos adversos más serios, tales como miositis y rabdomiolisis, las cuales son condiciones que causan inflamación de los músculos y pueden llevar a lesiones musculares serias.

Numerosos estudios también han vinculado la toma de estatinas con un mayor riesgo de cáncer. Un estudio publicado en la revista Current Oncology halló que las estatinas incrementaban el riesgo de cáncer en los adultos mayores y en personas con cáncer de mama o de próstata. Los investigadores encontraron que las estatinas también causaban progresión tumoral en personas con cáncer de vejiga.

Se dice que la conexión entre estatinas y cáncer deriva de la manera en que las estatinas afectan el sistema inmune del cuerpo. Los investigadores creen que, debido a que las estatinas incrementan la producción de células T (leucocitos que combaten la infección), esto debilita otras respuestas inmunológicas en el cuerpo, dejándolo más susceptible a desarrollar cáncer.

Prevenir la enfermedad cardíaca

Para ayudar a prevenir la enfermedad cardíaca, evita elegir alimentos que sean bajos en grasas y, en su lugar, opta por alimentos que sean ricos en propiedades antiinflamatorias. Esto incluye inclinarse por las fuentes de ácidos grasos omega-3, las grasas saturadas naturales y evitar las grasas trans que causan inflamación.

Alimentos que poseen excelentes propiedades para combatir la inflamación:

  • Aceite de linaza
  • Nueces
  • Salmón salvaje
  • Edamame
  • Huevos
  • Nueces pacanas
  • Nuez americana

Alimentos que deben ser evitados porque causan inflamación:

  • Alimentos fritos
  • Masa de tarta (hojaldre)
  • Margarina
  • Merengue de tortas
  • Crema para café
  • Galletas

En última instancia, la enfermedad cardíaca es un complejo proceso multifactorial. La probabilidad de que sufras un infarto depende del número de factores, incluyendo la genética, la dieta, el estilo de vida y las condiciones de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por Qué Voy A Enseñarle A Mi Hija A No Esperar: Estudiante Escribe Carta Viral A Su Futura Hija

Los Psicólogos Afirman Que Las Personas Que Lloran Mucho Tienen Este Rasgo De Personalidad Único