No Solo Re-Organices, Deshazte De Tus Posesiones

“Tener menos es mucho mejor que organizar más.” – Twitter / Facebook

Somos una cultura ahogada en nuestras posesiones. Tomamos cada vez más (vacaciones, cumpleaños, ventas, necesidades), pero rara vez encontramos la oportunidad de descartarlas. Como resultado, nuestras casas se llenan con más cosas. Y debido a que creemos que la mejor solución es encontrar herramientas para organizar todo, buscamos contenedores más grandes y trucos administrativos más eficientes. Pero organizar nuestras cosas, sin deshacernos de ellas, es una solución temporal. El proceso de organizar las posesiones, se repite una y otra vez.

Organizar es simplemente reorganizar. Y aunque podemos encontrar soluciones de almacenamiento, rápidamente nos vemos obligados a encontrar nuevas alternativas. Además, la organización tiene otras deficiencias importantes que rara vez se consideran:

No benefician a nadie más. Las posesiones que no utilizamos se guardan en los estantes de nuestros sótanos, áticos y garajes. Incluso mientras algunos de nuestros amigos las necesitan desesperadamente.

No soluciona nuestras deudas. El acto de reorganizar nuestras cosas, nos cuesta cada vez más y eso no paga nuestras deudas.

No detiene nuestros deseos de más cosas. El simple hecho de organizar nuestras posesiones en cajas o armarios adicionales, no disminuye nuestro deseo de comprar más cosas. La inclinación de la cultura a encontrar la felicidad en nuestras posesiones, rara vez es frustrada por el acto de organizar.

No nos obliga a evaluar nuestras vidas. Mientras que reorganizar nuestras cosas puede hacernos mirar cada una de nuestras posesiones, no nos obliga a evaluarlas, especialmente si las estamos poniendo en cajas y cerrando las tapas. Por otro lado, la eliminación de nuestras posesiones plantea cuestiones de pasión, valores y lo que realmente es más importante para nosotros.

Logra poco en allanar el camino para otros cambios. La organización puede proporcionar un ascenso temporal a nuestra actitud. Limpia una habitación y luego limpia nuestra mente, pero rara vez allana el camino para cambiar a un estilo de vida saludable. Nuestra casa es demasiado pequeña, nuestros ingresos son muy pequeños, y todavía no podemos encontrar suficiente tiempo en el día. Podemos haber reorganizado nuestras cosas, pero no nuestras vidas.

Nuestros problemas de deuda. Nunca aborda la cuestión subyacente que sólo compramos demasiadas cosas. De hecho, muchas veces, el acto de reorganizar nuestras cosas incluso nos cuestan más a medida que compramos contenedores, unidades de almacenamiento, o casas más grandes para albergarlo.

No vuelve atrás nuestro deseo de más. El simple hecho de organizar nuestras cosas en cajas, cajas de plástico o armarios adicionales no hace retroceder nuestro deseo de comprar más cosas. La inclinación de la cultura a encontrar la felicidad en nuestras posesiones rara vez es frustrada de ninguna manera a través del proceso.

No nos obliga a evaluar nuestras vidas. Mientras que reorganizar nuestras cosas puede hacernos mirar cada una de nuestras posesiones, no nos obliga a evaluarlas, especialmente si las estamos poniendo en cajas y cerrando las tapas. Por otro lado, la eliminación de las posesiones de nuestra casa plantea cuestiones de pasión, valores y lo que realmente es más importante para nosotros.

Logra poco en allanar el camino para otros cambios. La organización puede proporcionar un ascenso temporal a nuestra actitud. Limpia una habitación y luego limpia nuestra mente, pero rara vez allana el camino para cambios de estilo de vida saludable e importante. Nuestra casa es demasiado pequeña, nuestros ingresos son muy pequeños, y todavía no podemos encontrar suficiente tiempo en el día. Podemos haber reorganizado nuestras cosas… pero no nuestras vidas.

Por otro lado, el acto de remover las posesiones de nuestra casa cumple muchos de esos propósitos. No es una solución temporal que debe repetirse. Es una acción de permanencia, una vez que se ha quitado un elemento, se elimina completamente. Ya sea que re-vender nuestras posesiones, donarlos a la caridad, o dar a un amigo, que son puestos en uso de inmediato por los que los necesitan.

Eliminar posesiones comienza a hacer retroceder nuestro deseo de obtener más, ya que encontramos libertad, felicidad y abundancia en poseer menos. Y quitándonos del deseo que todo lo consume de poseer más crea la oportunidad para que el cambio significativo de la vida ocurra.

Mientras que usted busca conseguir su hogar (y vida) organizado, desafíese para quitar las cosas innecesarias en su hogar. Libérense del peso extra de una manera permanente. Lleve una bolsa de basura de una habitación a otra. Vea lo grande que puede hacer una pila de donaciones. O ayudar a eliminar la deuda mediante la venta de ellos. No importa tanto cómo los retires, siempre y cuando lo hagas. Pues es mucho mejor deshacerse que reordenar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here