,

Cómo Detectar Si Tuviste Una Infancia Con Padres Tóxicos

La mayoría de los padres genuinamente hacen lo mejor que pueden para proveerle a sus hijos la felicidad y la salud de su desarrollo. Pero incluso estos individuos pueden cometer errores accidentalmente. Y esto puede desembocar en la necesidad futura de citas para terapia. Desafortunadamente,  algunos padres van más allá de los errores ocasionales y terminan en la categoría de los padres tóxicos.

Independientemente de que sea o no su intención lastimar a sus hijos. Hay muchas conductas que pueden causar tanto daño emocional y mental a un niño, que terminan afectándolo durante toda su vida adulta.

Si experimentaste cualquiera de las siguientes situaciones mientras eras niño, las predicciones están a favor de que al menos uno de tus padres fuera bastante tóxico.

1. Fallaron al proveerte confianza y seguridad

Algunas personas creen que mostrando un amor “duro” se asegurarán de que sus hijos sean capaces de cuidar de sí mismo en el futuro.  Si fuiste el depositario de esta aproximación pedagógica en términos generales, podrías incluso pensar que la misma tuvo un impacto positivo en tu vida. De cualquier forma, si hoy en día prácticamente te desmoronas al percibir cualquier error o rechazo, lo más probable sea que esto se deba a la negativa tóxica de tus padres de darte la ración necesaria de seguridad y confianza que necesitabas mientras eras joven.  El amor duro puede que funcione a veces. Pero no puede ser la única manera en que los padres educan a sus hijos. Si lo que buscan es que se conviertan en adultos bien adaptados.

2. Son exageradamente críticos

Todos los padres critican a sus hijos de vez en cuando. Sin este componente, podríamos nunca aprender a hacer correctamente muchas cosas.  Cosas que pueden ser tan simples como aprender a lavar la ropa. Pero un padre tóxico lleva esto a los extremos siendo exageradamente crítico acerca de todo lo que su hijo hace. Los padres pueden cometer el error de creer que lo hacen para evitar que sus hijos cometan errores costosos.  Sin embargo, lo que esta conducta realmente está causando es que el niño desarrolle un demandante y exigente crítico interior que lo acosará por el resto de su vida.

3. Son demasiado demandantes

Los padres tóxicos convierten a sus hijos en sus propios sustitutos de padres  demandando atención todo el tiempo.  Esto pudiera parecer un lazo entre padres e hijos, pero en realidad es una relación parasitaria que requiere demasiada energía y tiempo por parte del niño. Cuando en realidad debería estar concentrado aprendiendo otras habilidades.  Aunque puede ser difícil a veces, un padre equilibrado permitirá que sus hijos tengan suficiente espacio para crecer y ser niños. Sin demandar interacción constante para cubrir sus propias necesidades.

4. Hacen bromas hirientes sobre ti

Todos los padres ocasionalmente bromean amistosamente con sus hijos. Pero cuando esas bromas suben de nivel y de frecuencia, se puede convertir en un problema grande. No necesitas aceptar este tipo de conducta sólo por que tus padres siempre bromearon con factores como tu altura o tu peso. Ultimadamente, esta puede ser una táctica escondida que te hace sentir muy mal sobre ti mismo. Y te vuelve, por tanto, más dócil. Si los padres tienen una preocupación legítima que revisas con sus hijos, deben ser honestos y no críticos. Que es justo lo opuesto a bromear al respecto.

5. Te culpan a ti para justificar su conducta

¿Creciste creyendo que tus padres eran física o emocionalmente abusivos porque te lo merecías? Sí es así, tal vez sólo estés justificando la terrible conducta de otros a expensas de tu salud emocional. Los padres tóxicos pueden darle la vuelta a cualquier situación para obtener lo que quieren. Y dejan s los niños con dos opciones. Aceptar que sus padres están mal. O internalizar toda la culpa. En la mayoría de los casos, los niños, e incluso los adultos que son ahora, elegirán la segunda opción.

6. No promueven un buen manejo de las emociones

Los padres que se niegan a cubrir las necesidades emocionales de sus hijos y que constantemente están expresando sus emociones negativas, están pavimentando el camino para que cuando crezcan no puedan expresar sus emociones ni necesidades.  No hay nada de malo en ayudar a un niño a ver el lado positivo de una situación.  De cualquier forma, ser completamente, ser completamente insensible hacia los sentimientos negativos de un nuño y sus necesidades emocionales, puede llevar a la depresión. Y hacer más difícil que manejen sus emociones negativas de adultos.

7. Utilizan el miedo para educar

El respeto y el miedo no necesariamente van de la mano. De hecho, un niño que se siente amado, apoyado y conectado con sus padres tiene muchas más posibilidades de convertirse en un adulto feliz.  Aunque la disciplina de algún tipo es inevitable y necesaria de vez en cuando. Los padres no tóxicos no utilizan técnicas de intimidación y miedo. Ni palabras que sean permanentemente dañinas para el corazón de sus hijos.  Los niños no necesitan experimentar miedo para sentir respeto. Y los adultos no necesitan sentirse ansiosos cada que sus padres les llaman.

8. Siempre ponen sus sentimientos en primer lugar

Loa padres pueden llegar a pensar que sus sentimientos deben ir por delante durante los asuntos de familia. Pero esto es una manera anticuada de pensar. Y no va a fomentar relaciones felices a largo plazo. Aunque los padres necesitan hacer las decisiones finales sobre todo, desde la cena hasta los planes vacacionales, es necesario considerar los sentimientos al respecto de cada miembro de la familia. Incluidos los niños. Los padres tóxicos constantemente fuerzan a sus hijos a suprimir sus propios sentimientos para darles gusto a sus padres.

9. Sabotean los logros de sus hijos

¿Alguno de tus padres se interesaba tanto por todo lo que hacías, hasta el punto de que parecía estar buscando sabotearte? Esto puede parecer una acción de un padre genuinamente interesado en la conducta y la vida de sus hijos. Pero muchas ocasiones lo único que logran es dificultar que sus hijos cumplan sus objetivos. Por ejemplo, si debes vender 50 cajas de galletas y tu madre justamente decide que ese día hará galletas para todos los vecinos. Va a ser un poco difícil que puedas terminar con tus ventas. Este tipo de conducta puede perseguirte durante toda vida si no aprendes a ponerles un freno.

10. Usan la culpa y el dinero para controlarte

Todos los niños han experimentado algún tipo de culpa inducida por sus padres. Pero los individuos tóxicos usan esta táctica todo el tiempo. Incluso como adulto, tus padres podrían seguirte controlando dándote regalos costosos y esperando algo de vuelta. Si no logras cubrir sus expectativas, entonces intentarán hacerte sentir culpable a partir de “todo lo que ellos han hecho por ti”. Los  padres saludables saben que los hijos no tienen una responsabilidad especial con ellos en pago por el dinero o los regalos. Especialmente tratándose de los que en primer lugar no fueron requeridos.

11. Te aplican la ley del hielo

Puede ser difícil hablar con alguien cuando estás enojado. Pero aplicarle a un niño la ley del hielo en toda regla es inmaduro e hiriente.  Aplicar esta conducta pasivo agresiva lastima cualquier tipo de relación y hace que el que la recibe se sienta presionado a arreglar la situación, Incluso aunque no haya hecho nada malo.  Si un padre se encuentra demasiado enojado como para tener una conversación racional, debería disculparse e irse unos momentos. En lugar de ignorar abiertamente a su hijo.

10. No respetan tu privacidad

Los padres pueden verse justificados a veces cuando necesitan mantener vigilados a sus hijos. En algunas situaciones, es necesario espiar un poco para mantenerlos a salvo. Sin embargo, toso el mundo necesita tener algo de privacidad y la capacidad de establecer lazos por sí mismos. Especialmente los adolescentes. Los padres tóxicos hacen hasta lo imposible por conocer y controlar todas las relaciones de sus hijos. Causándoles muchos problemas. Por ejemplo, un padre tóxico abrirá la puerta del cuarto de sus hijos sin tocar primero.  Esto genera un patrón de conducta que hace difícil para los niños reconocer y entender la intimidad después.

13. Te hacen responsable de su felicidad

Si uno de tus padres pasa un montón de tiempo diciéndote lo mucho que sacrificó por ti y lo infeliz que es, entonces está plantando expectativas irreales en tu vida. Ningún niño debería ser responsable de la felicidad de sus padres. Además, los padres no deben exigir que sus hijos sacrifiquen cosas que los hacen felices para que ellos estén cómodos.  Ser forzado a una situación así hace difícil para estos niños en la edad adulta que comprendan que son responsables de su propia felicidad.

Remover a los padres tóxicos de tu vida puede parecer imposible. Especialmente si hay una relación dependiente de por medio. Pero a menos que hagas algo, puede ser mucho más difícil después corregir el daño emocional y psicológico. En el lado amable, cualquier padre tóxico que pueda reconocerse en uno de estos 13 puntos, puede cambiar genuinamente y convertirse en buen consejero para sus hijos.

¡Comparte este artículo con todos tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo Y Porqué Murió Bob Marley

101 Afirmaciones Positivas Diarias: Pensamientos Positivos Para Cambiar Tu Vida