in

¿Cómo Perdonar Una Infidelidad?

Las infidelidades ocurren por cientos de razones. Ninguna de ellas buena. Suceden a causa del ego, o la estupidez o la baja autoestima. Por ignorancia, falta de consideración, o simplemente por ir a explorar “lo que hay afuera”.  Puede ocurrir por arrogancia o falta de auto control. O porque la necesidad de sentirnos importantes, atractivos o poderosos supera las barreras del sentido común.

Suceden por que llega un momento en que las oportunidades se abren completamente, y ceder a la tentación es muy emocionante y estimulante. Incluso podemos llegar a justificarnos diciendo que mientras nuestras acciones permanezcan en secreto, no estamos dañando a nadie.

Sucede por las mentiras. Las grandes mentiras que nos decimos a nosotros mismos. “no significará nada”. “Nadie tiene que saberlo”. “No haré ningún daño”. Sucede porque hay un pequeño momento de comienza. Un pequeño, estúpido y oportunista momento puede cambiar todo. Pero actuamos pensando que no cambiará nada.

Un momento donde aparece una pequeña colisión entre el mundo real, con su amor real, personas reales y problemas reales por los cuales todos pasamos. Con ese mundo que es prohibido y excitante y está lleno de promesas hipnóticas. Y mientras tanto, estos dos mundos que se sienten tan separados se superponen y se impactan el uno al otro. Una vez que esto ocurre, ninguno de los dos vuelve a ser igual.

Cualquiera que sea la razón de una infidelidad, el impacto emocional en las personas y en las relaciones es brutal. La infidelidad deshace las bases en las cuales se fundó la relación. Destruye ese lugar sólido y seguro para convivir.  Lo pone absolutamente todo en duda. Quién creemos que somos. Lo que creíamos tener. Nuestra capacidad para amar, confiar y tener fe de nuevo. Absolutamente todo se tambalea. También la autoestima y el sentimiento de pertenencia a la relación para los dos integrantes. Pero no tiene que significar el fin de la relación.

¿La infidelidad significa que ya no hay amor?

Ningún asunto en el cual estemos envueltos los seres humanos es blanco o negro. O completamente bueno o malo. Las muchas versiones de gris disponibles pueden hacer que buenos seres humanos parezcan malos. Y puede hacer que un amor que es verdadero aparente estar muerto. Muchas personas que cometen infidelidades siguen enamoradas de sus parejas originales. Y la mayor parte de las personas que engañan no lo hacen de mala fe. No son ni mentirosos, ni traidores ni intrínsecamente malos. Lo que son es humanos. E incluso los buenos pueden cometer errores catastróficos en ocasiones.

¿Una infidelidad significa el final de la relación?

Los affairs (La infidelidad) puede significar el final de algunas relaciones. Otras pueden tolerar la traición y permanecen intactas. Para algunas personas esto será suficiente. Para otras, una infidelidad puede ser el punto de partida para algo nuevo. Una oportunidad para crecer juntos y por separado, y re conectarse de una manera que es más rica, fuerte, cercana y sostenible. Para que esto suceda, se necesitará tiempo, reflexión, honestidad brutal y una enorme dosis de voluntad por ambas partes.

Hay muchas maneras de lastimar una relación. La infidelidad es sólo una de ellas.

Las infidelidades pueden causar una ruptura devastadora en las relaciones. Pero no son lo único que puede hacerles daño. Algunas veces una infidelidad es un síntoma de que algo no anda bien, más que una causa.  Hay muchas otras razones por las cuales una relación puede decaer. Falta de interés. Violencia. Mala comunicación, etc. Todos nosotros, incluso los más amorosos, y los más comprometidos, cometeremos este tipo de errores de vez en cuando.

¿Cómo sucede una infidelidad?

No queda duda de que la infidelidad es un devastador acto de traición. Pero también puede ser una expresión de pérdida y soledad. O del deseo de novedad, autonomía, poder, intimidad, afecto, y la necesidad de sentirnos amados y deseados. Todas estas son razones válidas  para hacer algún cambio en nuestra vida que nos lleve a sentirnos mejor. Pero una infidelidad por lo general deja las cosas peor de lo que estaban.

Los seres humanos nos sentimos en nuestro mejor punto cuando no sentimos conectados con otras personas. Especialmente aquellos que amamos y adoramos y a quienes nos sentimos conectados. Las necesidades humanas de aprobación, conexión e intimidad son bastante fundamentales. Pueden ser ignoradas, reprimidas, o negadas. Pero nunca van a desaparecer.  Estas necesidades son tan importantes, que si permanecen insatisfechas por mucho tiempo pueden crear una brecha en la relación lo suficientemente ancha como para que se cuele un tercero.

Cuando una necesidad importante permanece insatisfecha, hay dos opciones. Y sólo dos. Podemos dejar ir esa necesidad, lo cual nos deshumaniza un poco. O podemos cambiar el ambiente en el que intentamos cubrirla. La mayoría de nosotros elegiríamos la segunda opción.  Cuando la necesidad es una verdaderamente importante, dejarla ir nunca será sano. Esto crearía una ruptura definitiva en la relación pues ya no habría virtualmente motivo para estar cerca de alguien más. Ni siquiera en un contexto de infidelidad.

Las infidelidades normalmente no tienen tanto que ver con amar verdaderamente a la persona con la que estamos teniendo una aventura. Como con querer que esa persona cubra una necesidad. Si la persona que está siendo infiel pudiera tener cualquier cosa, es muy probable que eligiera tener cubierta esa necesidad, pero con su pareja original. La mayoría de las veces, las infidelidades ocurren por que sentimos que nuestra pareja no puede cubrir algo que necesitamos o deseamos. Y como consecuencia algo que se pudo arreglar con una buena comunicación, se convierte en toda una tragedia.

Cuando una infidelidad ocurre, lo más probable es que al menos uno de estos tres factores aparezcan:

1.- Una sensación de que “algo” está faltando. Sin que estemos realmente seguros de qué es ese “algo”.

2.- Una idea bastante clara de qué es lo que está faltando. Una necesidad primaria que ha estado hambrienta por mucho tiempo. Pero al mismo tiempo hay una enorme falta de comunicación y honestidad que permite compartirlo con la pareja.

3.- Intentos repetitivos infructuosos de ser honesto y abierto sobre la existencia de una necesidad insatisfecha. Sin que se logre de una u otra manera cubrir, ya sea por que la pareja no está dispuesta o por que es imposible para la relación.

¿Cómo recuperarse y sanar el daño de una infidelidad?

Para que una relación pueda sanarse de la traición, es necesario una dosis brutal de honestidad de parte de ambos integrantes. Si una relación ha sido devastada por una infidelidad, la sanación va a necesitar mucha reflexión sobre lo que andaba mal. Y sobre lo que es necesario mejorar para que ambas personas tengan cubiertas sus necesidades básicas emocionales. Esto sólo se logrará si ambos están convencidos de que aún vale la pena luchar por la relación.

¿Realmente se acabó la aventura? ¿O fue interrumpida temporalmente por las circunstancias?

Si la aventura con otra persona en realidad continúa mientras que tú pretendes estar arrepentido y trabajando por la relación, sólo conseguirás lastimar irremediablemente a tu pareja. Mejor termina las cosas por lo sano. Te harás mucho menos daño a ti y a tu pareja. Si la infidelidad realmente terminó, el que fue lastimado va a necesitar mucha re afirmación del cariño y la seguridad que le tienes, por lo menos durante algún tiempo.

Esta es la razón por la cual, para la persona que fue infiel, la privacidad y la confianza desaparecerán por algún tiempo. Y hay algunas preguntas que deberían explorar juntos.

  • ¿Cuándo acabó?
  • ¿Cómo acabó?
  • ¿Cómo sabes que no regresará?
  • ¿De qué forma puedo saber si realmente se acabó?
  • ¿Qué pasa si la otra persona intenta seguir en contacto?
  • ¿Qué has hecho para evitar que esa persona se comunique contigo?
  • Arriesgaste mucho por tener esa aventura. ¿Qué hizo que dejara de valer la pena? ¿Qué haría que valiera la pena de nuevo?
  • Me encuentro en un momento de paranoia, inseguridad y miedo. Además no confío en ti. Nunca me había sentido así. Quiero confiar en ti de nuevo y quiero dejar de sentirme de esta manera. Quiero dejar de tener la necesidad de revisar tu teléfono y controlar tus movimientos. ¿Qué puedes hacer para ayudarme a dejar de sentirme así?

¿Existe genuino arrepentimiento?

La sanación emocional sólo puede venir después de que la persona que fue infiel tome responsabilidad sobre lo que sucedió. Y muestre remordimiento o arrepentimiento. No sólo por el daño y el dolor que causó, si no por comenzar una aventura, en primer lugar. Lo que importa es que existe un compromiso de proteger la relación

  • ¿Aún te sentiría culpable si no te hubieran descubierto?
  • ¿Qué es lo que más lamentas de la infidelidad?
  • ¿Cómo te sientes acerca de que haya terminado?
  • ¿Cómo te sientes sobre las consecuencias para la relación?
  • ¿Qué te dijiste a ti mismo para justificar la infidelidad?
  • ¿Qué aprendizaje obtuviste de todo esto?

¿Ambos desean genuinamente continuar con la relación?

¿Existe algo en la relación por lo que aún continúe valiendo la pena luchar? ¿Todavía existe la posibilidad de que resurjan el amor y la conexión? ¿O se mantienen juntos solo por comodidad y para alcanzar objetivos en común, como criar a los hijos? No existen respuestas correctas o incorrectas. Pero si uno está satisfecho con la relación de conveniencia y la otra quiere amor y conexión, la sanación nunca va a suceder. Lo que es más probable que suceda  es que la relación se convierta en un terreno fértil para la soledad, el resentimiento y la amargura. Siempre sera vulnerable. Para que una relación funcione, las necesidades de ambas personas deben ser compatibles. No tienen que ser las mismas, pero si deben llegar a algún sitio en común.

¿Se quieren genuinamente el uno al otro?

La triste realidad es que algunas veces, las personas superan las relaciones. No podemos cubrir todas las necesidades de otra persona. Y en ocasiones una relación ya no será capaz de cubrirlas a futuro, para ninguno de los dos. A veces, dejar ir es la mejor manera de dejar de lastimarse mutuamente.

  • ¿Cómo te sientes sobre la persona con la cual tuviste la aventura?
  • ¿Qué extrañas?
  • ¿Cómo te sientes sobre mí?
  • ¿Qué extrañaste?
  • ¿Extrañas algo de mí ahora?
  • ¿Qué hace que valga la pena intentarlo?
  • ¿Qué ha cambiado?
  • ¿Algo te está reteniendo aquí?
  • ¿Qué hay en esta relación que aún valga la pena?
  • ¿Cómo te sientes sobre nuestra relación actual?
  • ¿Crees que puedas cambiar en un futuro?
  • ¿Por qué preferiste regresar que seguir con la aventura?
  • ¿Qué hay el uno en el otro sobre lo cual valga la pena luchar?

Si deciden continuar, ¿cómo podrán superarlo?

¿Cómo se volvió la infidelidad posible, en un principio?

Para que la relación pueda sanar, y exista cualquier oportunidad de perdón, debe haber un buen entendimiento de cómo ambas partes contribuyeron a que se diera el problema. ¿Qué faltaba en la relación y cómo eso puede cambiar? Esto no es una excusa para la persona que fue infiel. En absoluto. Lo que se está intentando es encontrar el espacio en el cual la relación puede crecer. Si ambas personas insisten en que hicieron todo lo que estuvo en sus manos y la infidelidad aún así ocurrió, no hay espacio para que la relación crezca. Permanecerá vulnerable.

Deja que tu energía se enfoque a una exploración honesta y abierta del motivo detrás de la infidelidad. Esto tal vez sea difícil de escuchar, pero no se trata de culpar. Se trata de responsabilidad. De tener la habilidad de responder a un problema. No puede existir una respuesta efectiva si no hay consciencia de que motivó el engaño. Y de lo que necesita cambiar en la relación.

La persona que fue infiel fue la gota que derramó el vaso. Pero lo más probable es que existieran motivos previos que estaban haciendo a la relación vulnerable. La sanación de la relación sólo ocurrirá si ambas personas pueden aceptar su parte en esto. Esto no disculpa la infidelidad, pero ayuda a que tome algo de sentido. Y van a necesitarse muchas conversaciones difíciles para que eso ocurra.

Si eres tú quien fue traicionado, estarás herido, asustado y enojado. Tendrás todo el derecho de sentirte así. Pero debes intentar estar abierto a escuchar la información y a hacerla segura para explorar. Es esta información la que ayudará a que crezca la relación y reparar los huecos que la han dejado vulnerable.

En algún punto del camino, fue infiel y la persona con la cual engañó, tuvieron información sobre tu relación que tú no tuviste. Esta es información vital que llenó la otra relación. Que la sostuvo. Y que terminó drenando la tuya. Ellos sabían lo que tenía la aventura que la relación no. Esta es la información que necesitas saber para que la relación que tenías antes regrese.

Si eres tú quien tuvo la aventura, es critico mirar con honestidad, coraje y un corazón abierto, lo que estabas obteniendo de la aventura que no estabas obteniendo de tu relación. No es necesario recurrir a inseguridades o deficiencias como una forma de excusar tu conducta. Esto no responde nada, no lleva el coraje y compromiso que se necesita para comenzar a armar tu relación de vuelta.

Exploren juntos lo siguiente:

  • ¿Qué te daba la aventura que no te daba tu relación?
  • ¿Cómo te hizo sentir esa persona que fuera distinto a la forma en la que te hice sentir yo? ¿Fue más poderoso?
  • ¿Alguna vez te has sentido así conmigo?
  • ¿Cuándo dejaste de sentirte de esa manera?
  • ¿Qué cambió?
  • ¿Cuál es la mayor diferencia entre la otra persona y yo?
  • ¿Qué te gustaría que yo cambiara?
  • Yo sé que quieres que esta relación funcione. ¿Qué consideras que necesitas cambiar para que eso ocurra?

Sean honestos. ¿Qué es lo que verdaderamente desean?

Cuando puedes entender qué fue lo que desembocó en la infidelidad, puedes analizar si esa necesidad no resuelta tiene expectativas de cubrirse dentro de la relación. Algunas veces se trata de no ser capaz de cubrir esa necesidad, o de resentimiento y dolor que implica que el otro no lo haya intentado. Las dos personas necesitan ser honestos sobre lo que quieren con la relación y de lo que están dispuestos a dar para que ésta siga adelante.

Algunas veces, la distancia emocional entre dos personas se vuelve tan basta que no puede volverse a unir. En ese caso, acéptenlo y decidan abiertamente, con amor y con fuerza, si realmente vale la pena salvar la relación. Nada es mas doloroso que pelear por aferrarse a algo que no vale la pena o que ya está muerto. Si es el caso, sean honestos. Las relaciones con alguien cuyas necesidades emocionales básicas no podemos cubrir, y viceversa, no tienen mucho sentido. Y son insostenibles.

Moverse hacia adelante, perdonar y unirse más

Si tuviste una ventura y quieres arreglar tu relación, ahora es tu turno de fortalecer los lazos de la misma.

Como con cualquier trauma, enterarse de una infidelidad crea el potencial para que el trauma sea re experimentado una y otra vez. O sea, cada vez que exista una duda en la relación, un mensaje de texto no contestado, un teléfono apagado o cualquier cosa inocente que no haga sentido, la persona engañada revivirá el trauma de la infidelidad. Por que esos pequeños detalles le recordarán cómo comenzó todo y le harán sentir que está ocurriendo de nuevo. Ya sea que llegues muy tarde a casa o que no estuvieras exactamente donde dijiste que estarías. Cualquier cosa puede ser asociada con la aventura anterior. Y eso recreará constantemente los sentimientos de traición.

Estos sentimientos pueden incluir pánico, tristeza, miedo, ansiedad, sospecha, soledad y pérdida. Esto seguirá ocurriendo hasta que la confianza sea restaurada. Así que tomará tiempo y debes hacerte a la idea.

Si eres el que fue infiel en la relación, tu trabajo ahora es ayudar a tu pareja a sentirse seguro de nuevo. Para hacerlo, asegúrate de que existe disposición al 100% de tu parte para que tu pareja entienda que no hay nada más que descubrir. La privacidad que tenías antes de la infidelidad se ha ido. Y así será por algún tiempo.

Tu pareja realmente no desea ser esa persona desconfiada y paranoica en la que se ha convertido. Pero eso es lo que hacen las infidelidades. Cambian los corazones confiados, amantes y abiertos en seres que siempre están sospechando, que están resentidos y rotos.  Es normal que así sea. Cuánto dure este estado depende del esfuerzo que hagan ambos para manejar las cosas. Debes estar disponible cada minuto de cada día. No debe haber secretos. Saber que ya no está sucediendo nada malo es crítico para sanar la ansiedad del trauma que apareció cuando se destapó la infidelidad.  Buscar información no se trata de un deseo de “atraparte con las manos en la masa”, si no de una verdadera necesidad de asegurarse que todo está bien.

Para que las cosas puedan arreglarse, será tu turno de tomar responsabilidad de mantener y fortalecer los lazos de la relación. Ser el que se asegure que no hay puntos misteriosos, ni ausencias o piezas faltantes en el rompecabezas. Y tampoco secretos. Si la persona con la que tuviste la aventura intenta comunicarse contigo, deja que tu pareja lo sepa. Sé el que haga las cosas seguras de nuevo. Para el que ha sido lastimado, habrá un periodo, a veces bastante largo, en el que necesitará encontrar evidencia muy a menudo de que la otra relación ya no continúa.  Puede incluso convertirse en una obsesión.

La persona que ha sido traicionada

Perdónate a ti mismo por sentirte enojado, triste, lleno de odio o por no saber lo que quieres. Perdónate a ti mismo por no saber y por no hacer las preguntas que querías hacer cuando comenzaste a sentir que algo andaba mal. Y deja ir cualquier vergüenza por quedarte o por cualquiera de las cosas que sintieras en el momento o después de descubrir la infidelidad.

Todas las relaciones tienen un punto de crecimiento o de ruptura. Algunas relaciones tendrán varios. Perdónate si pasaste algo por alto. Las relaciones involucran a dos personas. Si no estabas dándole a tu pareja algo que necesitaba, también era su responsabilidad confrontar la realidad de que algo no andaba bien. Seguramente también hubo veces en las cuales tus necesidades tampoco estuvieron cubiertas. Pasa en todas las relaciones,

Es la intensidad o la duración de estas necesidades insatisfechas la que causa un gran daño. Y si no eres capaz de darle a tu pareja lo que necesita para que la relación avance, perdónate por eso también. Algunas veces, dos grandes personas no significan una gran relación. Algunas veces no son las personas las que funcionan mal. Si no las combinaciones.

Siempre serás la idea misma de una persona hermosa y perfecta a su manera para tu pareja. Pero en algún lugar del camino, la vida se interpone y los lleva a ambos por caminos distintos.

Justo ahora, estás atravesando un trauma. Date a ti mismo tiempo para perdonar y para comenzar a sentirte bien de nuevo. Ya sea que la relación termine o continué. Sé amable contigo mismo y se paciente. Te mereces eso.

Y finalmente…

Toda infidelidad va a redefinir una relación. No puede ser de otra manera. Habrá heridas, enojo y ambos van a sentirse solos y perdidos por un rato. Pero si vale la pena luchar por su relación, habrá espacio para un crecimiento y un re descubrimiento importante. Un corazón roto no siempre se sentirá sobrecogido de dolor. Algunos días amanecerás mejor y con más confianza y otros días serán horribles y sentirás que no vas a recuperarte nunca. Esto es normal y está bien.

Estás sufriendo por lo que pensaste que tenías y por la persona con la que creías que estabas. Todo eso aún sigue allí, pero de una manera distinta.

Muchas buenas personas toman malas decisiones de cuando en cuando. Lo hacemos todo el tiempo. Lastimamos aquellos a quienes más amamos. Pero los errores que cometemos al menos tienen la ventaja de dejar aprendizajes muy profundos en nuestro corazón.

¡Comparte esta valiosa sabiduría con todos tus amigos!

MIRA ESTOS ENLACES:

21 Cosas Que Parejas Divorciadas Dicen Pudieron Salvar Su Matrimonio

Estos Gemelos Siameses Han Sido Finalmente Separados Después De 16 Horas De Cirugía. ¡Las Imágenes Del Después Son Increíbles!

35 Sorprendentes Ideas De Auto-Citas, No Ocupas Necesariamente Una Pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 Señales De Que Eres Un Perfeccionista

Cambio Climático: Causas Y Consecuencias