6 Cosas Que Puedes Hacer Si Odias Tu Trabajo Pero Te Da Miedo Dejarlo

Odias tu trabajo. Me refiero a que, realmente lo detestas. Pensar que tendrás que ir a trabajar un día más te hace querer vomitar. Toda la semana te la pasas pensando en el fin de semana; Pero todo el fin de semana te la pasas pensando en que tendrás que volver a trabajar el lunes.

Quieres renunciar y encontrar otro trabajo pero tienes miedo de renunciar a tu sueldo fijo, cambiando lo que ya conoces por algo totalmente desconocido. Aun así, te resignas, bajas la cabeza y marchas de vuelta al trabajo, al lugar que odias, y eres totalmente miserable. Yo lo sé, he estado ahí, en tu lugar.

Sorpresivamente, la mayoría de los trabajadores (y cualquier fuerza de trabajo) se sienten de este modo, según una encuesta de 2014 hecha por Gallup que descubrió que el 68.5% de los trabajadores no están totalmente comprometidos o están desvinculados con su trabajo actual. El compromiso con tu lugar de trabajo está caracterizado por vigor, dedicación y la absorción, exactamente el contrario al real agotamiento en un lugar de trabajo.

Este agotamiento ligado al lugar de trabajo está caracterizado por un cansancio emocional, despersonalización y una ausencia del sentido de logro personal. Las tazas de cansancio laboral son más grandes cuando la rotación de empleados aumenta. Cuando odias tu trabajo lo más probable es que seas inapropiado para el trabajo o quizás estás agotado emocionalmente. Un lugar de trabajo que se volvió toxico es culpable el 90% del tiempo del agotamiento y resentimiento de los trabajadores.

Hay seis puntos importantes entre el trabajo y el empleado que causan este cansancio. Han sido bien documentados.

La sobrecarga de trabajo, recompensa emocional insuficiente, la ausencia comunitaria de equidad, valores y conflictos. Ya sea todo junto o por separado, esto puede agotar a los trabajadores si llegan a ser de suficiente intensidad. Para jefes de empresa, identificar, mitigar, aliviar y prevenir el agotamiento relacionado con el trabajo no sólo es rentable, sino que genera ingresos.

El principal obstáculo que impide que los empleados dejen un trabajo que desprecian y busquen otro trabajo más agradable o mejores condiciones de trabajo es el miedo. El miedo de no poder encontrar un trabajo en un mercado tan apretado como lo es este. El miedo de perder los beneficios, miedo de perder el respeto ajeno, el miedo de empezar de cero, o solo el sencillo miedo a lo desconocido.

La vida es demasiado corta para vivirla de forma miserable y además pasar más de la mitad de ella trabajando. El miedo que te tiene prisionero en el trabajo que odias puede ser superado con un plan de acción que incluye los pasos siguientes.

1.-Está seguro de lo que quieres

¿Eres apropiado para el trabajo en el que estas, sin tomar en cuenta tu carrera o certificación? Si no estás hecho para tu trabajo o la carrera que escogiste, cambiar el lugar, sin cambiar el empleo en sí, no servirá de nada.

Provengo de una familia de doctores y puedo asegurar que aproximadamente el 10% de los que escogieron esa carrera, jamás debieron haberse dedicado a la medicina. Odian lo que hacen y siempre lo harán, además de que se nota.

Si no eres apto para lo haces, ya sea trabajo o carrera, por el amor de Dios, encuentra lo que te apasiona, y sigue con eso.

2.- Haz tu tarea

Cuando estés buscando un nuevo lugar de trabajo, debes hacer más que solo mirar los potenciales lugares y el salario o beneficios que pueden ofrecer. Habla con los actuales empleados del lugar y asegúrate de que ellos se sientan felices donde trabajan; lo que les gusta de la compañía y otros aspectos que te den una pista de la clase de reacción que podrías tener estando ya ahí.

Haz muchas preguntas. ¿Hay un aire de comunidad entre los empleados que estas cuestionando? ¿Qué quejas tienen? ¿Qué tan vieja es la compañía? ¿Están creciendo?

3.- Ten en cuenta un plan B

Una vez que tomes la decisión de dejar tu actual trabajo, no lo dejes hasta que tengas seguro tu lugar en algún otro lado. Puede que sea tiempo para un cambio urgente pero no te dejes llevar con la emoción si tienes familia que debes apoyar y obligaciones que debes cumplir.

4.- Sé implacable

Mientras persigues el conseguir el trabajo que desees, haz más de lo que es el mínimo. Más que solo dar tu currículo para nuevos empleos. Debes tener una estrategia de búsqueda de empleo coherente y amplia. Además de un mínimo de paciencia. Así conseguirás lo que quieres.

Para ayudarte con todo esto, puedes leer y ejecutar las estrategias que pensó Dan Miller en su bestseller “48 Días Para Amar Tu Trabajo”. Estos consejos te llevarán a la cima de las listas en las compañías donde busques empleo.

5.- Vuélvete un emprendedor

Miles de nuevos productos y servicios son creados todos los días por los nuevos emprendedores que muchas veces trabajaban en algún empleo como el tuyo y también lo odiaban. Así que decidieron crear sus propios empleos. Esto, obviamente te hace totalmente responsable de tu propio destino.

Antes de confiarte de tus ingresos como empresario, debes estar seguro de tenerlos. Recuerda, un trabajo de emprendedor que no genera ingresos, no es un trabajo. Es solo un hobby.

Tomate el tiempo de crear un negocio solido que genere ingresos antes de hacer una carta de renuncia a tu jefe actual.

Un funcionamiento empresarial que genera ingresos te dará confianza para atreverte a renunciar a tu actual empleo cuando el momento llegue.

6.- Haz que el cambio suceda.

Si sientes que no te puedes quedar donde estás día tras día, no solo te quejes de ello. No te quedes e intentes tolerar lo intolerable. Eso no tiene nada de noble. Jamás vas a disfrutar la vida teniendo un propósito y una pasión si estás atascado ahí.

Haz un plan muy claro de cómo salir y lo que harás después.

Si por alguna razón, realmente te quieres quedar en donde estás actualmente, quizás por lealtad a la compañía o a la gente con la que o para la que trabajas, entonces tú mismo te puedes convertir en ese agente de cambio en el lugar de trabajo. Trata de descubrir qué desajustes hay en la empresa y qué puedes hacer para ayudar a que los ubiquen y acepten que existen para así poder eliminarlos.

Recuerda que tú debes estar dispuesto a hacer un cambio. Ya sea en ti o en el lugar en el que te encuentras. Toma iniciativas y no dejes que la presión emocional te domine. Eres más fuerte que todo eso. Debes estar consiente que todo lo que hagas tendrá una repercusión en tu futuro. Pero puede que sea algo bueno. No tengas miedo, atrévete. Encuentra el sentido de tu vida y apasiónate por lo que hagas; así serás imparable y todo esto podría mejorar tu situación de cualquier manera.

 

¡Comparte estos hermosos consejos con todas las personas que estén en esta situación!

¡Sigue leyendo nuestros artículos!:

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here