,

10 Formas De Superar La Apatía

Definitivamente, la apatía puede ser un estado muy dañino para las personas. La apatía puede definirse como la ausencia de emoción. Es ruido blanco. Aire vacío. Se siente como un bocado de tofu sin sabor. Ni feliz. O triste. Ni enojado. Y ciertamente no apasionado.

Probablemente has escuchado que las parejas que ya no pelean no están enamoradas.  La relación ha llegado a un punto muerto. El amor ha desaparecido, y lo que ambos sienten que el esfuerzo ya no vale la pena. ¿Pero qué pasa si la vida en general comienza a sentirse de esa manera? ¿Qué si todas esas metas y hábitos que estabas por alcanzar comienzan a disolver su importancia y se van flotando en un mar de apatía?

La apatía no es una emoción desdeñable. Si te sientes apático, pero aún tienes en algún lugar de tu cerebro reptiliano esa chispa de motivación, puedes y debes usarla para cambiar ese estado de ánimo y superar la apatía.

La apatía es con frecuencia la precursora de un episodio de depresión. Al tiempo que la vida comienza a sentirse aburrida y vacía, tu mente puede decidir darle un giro interesante a las cosas mandándote a una pendiente de negatividad. Si no conoces los síntomas de la depresión, familiarízate con ellos y para que puedas detectarlos.

Antes de que la depresión verdaderamente te alcance, puedes hallarte a ti mismo coqueteando con las arenas movedizas de la apatía.  La apatía llega lentamente. Progresivamente te sientes menos y menos comprometido y emocionado con la vida. Hasta que una mañana piensas “si tengo que levantarme y hacer lo mismo que siempre de nuevo, voy a arrojarme a mí mismo de un puente”. Bueno, esa es una señal de que algo no anda bien.

Aquí hay algunas señales de que podrías estar entrando en un estado de apatía:

  • Tus intereses y pasatiempos regulares ya no se sienten interesantes.
  • Te sientes muy poco motivado en el trabajo y tu desempeño deja mucho qué desear.
  • Siempre que piensas en una meta o en una acción, rápidamente pierdes el interés.
  • Te permites a ti mismo pasar demasiado tiempo frente a la televisión, navegando en internet o jugando video juegos.
  • Te frustra  o te avergüenza estar rodeado de amigos que tienen algo interesante pasando en sus vidas y tiendes a evitarlos.
  • Llenas tu vida con tareas intermedias y cuestiones de  trabajo para justificar que no estás  hacienda lo que verdaderamente quieres en la vida.
  • Todo el tiempo escuchas comentarios de tu familia y amigos que intentan ayudarte a sentirte motivado.
  • Lees un montón de libros de autoayuda pero no aplicas esos consejos en la vida real.
  • Estás comiendo de más y ejercitándote de menos.

Si te reconoces a ti mismo en cualquiera de estas descripciones, no deberías permitir que la apatía infecte tu vida hasta el punto que te encuentres completamente estancado e incapaz de cambiar. La apatía es insidiosa, y si no luchas contra ella, con seguridad va a infectarte completamente.

La apatía también promueve emociones negativas secundarias como la vergüenza, la culpa, la auto compasión y la baja autoestima. Y eso construye un tobogán muy efectivo hacia la depresión.  Así que mientras aún tienes algo de dominio de ti mismo, concentra lo que te queda de energía en sacar de tu vida la apatía.

Aquí hay 10 maneras para salir de la apatía

  1. Comienza con perspectiva

La apatía es un estado temporal del ser. No te define. No es que seas perezoso, ni desapasionado, estúpido, aburrido, desmotivado, ni ninguna otra etiqueta que te puedas poner a ti mismo mientras estás apático.  La apatía no define lo que eres. Sólo la manera en la que te sientes ahora. No vas a sentirte así para siempre.

  1. Define la causa

Si puedes, averigua cuál fue el detonador causante de tu apatía. ¿Hubo algún evento que finalmente terminó por arrebatarte la motivación? ¿Hay algo en ti vida que te haga sentir sin esperanza? Piensa profundamente acerca de por qué te sientes apático  y si hay alguna causa en particular. Tal vez no la haya. Pero si la hay, es importante conocerla.

  1. Cambia las cosas que puedas

Si de hecho sí reconoces alguna causa detonante de tu apatía, seguramente hay varias cosas que puedes hacer al respecto. ¿Qué ajustes puedes hacer para eliminar o mitigar la causa de tu apatía? Escríbelos en una hoja y comienza una lluvia de ideas con formas reales de tomar acción.  Ir tomando control de las pequeñas piezas que causan o detonan la apatía te dará un sentimiento de control sobre tu vida. Y ese sentimiento te puede ayudar a superar la apatía.

  1. Crea pequeños disturbios

Ya sea que conozcas o no la causa de tu apatía, debes de comenzar a crear pequeñas variaciones en tu agenda diaria. Sacude un poco las cosas. Haz las cosas en diferente orden por la mañana. Llega antes al trabajo. Habla con una nueva persona. Lo que sea. Sólo rompe un poco tu rutina diaria. Aunque la rutina puede ser algo confortable, también te puede atrapar en el aburrimiento y la apatía.

  1. Crea el ambiente

Ponte a ti mismo en situaciones y con personas con las que te sientas con más energía. Lo más seguido posible. ¿Hay alguna habitación en tu casa que tenga la “energía más positiva” para ti? Pasa tiempo en esa habitación. ¿La música te hace sentir más feliz? Entonces escucha más música. ¿Hay personas que te elevan el ánimo, te hacen reír y sacan lo mejor de ti? Entonces hazte el firme propósito de pasar más tiempo con esas personas.  Ponte a ti mismo en situaciones que no alimenten tu apatía.

  1. Enlista alegrías del pasado

Siéntate y piensa sobre todo lo que en el pasado te hizo sentir vivo, emocionado y entusiasmado. Enlista las situaciones y eventos que en tu vida profesional y personal te hicieron feliz. Entonces, junto a cada situación, enlista los elementos específicos de esas situaciones que detonaron los sentimientos positivos. Por ejemplo, si se trataba de un proyecto de trabajo, puedes escribir que te sentiste valorado. Que te implicaba ser creativo, colaborar, etc.  Ahora, busca oportunidades de detonar esos mismos sentimientos en tu presente.

  1. Halla la fruta más sencilla de coger

Mira tu vida justo ahora y averigua qué situaciones te pueden hacer sentir emocionado y entusiasmado de nuevo. Probablemente en tu trabajo actual, en tu estilo de vida o en tus relaciones hay áreas de oportunidad que mejorar. Mira si hay áreas en las que puedes poner más atención y tiempo. Así podrás recuperar la motivación. O al menos sentir menos apatía.

  1. Elige una cosa

Si has estado coqueteando con ciertas ideas o intereses, pero no te motiva lo suficiente invertir tiempo en ninguno de ellos, entonces regresa al punto 6 y revisa los intereses que te motivan. ¿Cuál de estos intereses tiene mayor potencial de crear el mismo compromiso y entusiasmo que sentirte en el pasado? Si aún no estás completamente seguro, está bien. Rara vez estamos completamente seguros de nada. Sólo elige el que sea y concéntrate en eso por un tiempo.

  1. Rompe con la apatía

Mientras te sientas apático, no tendrás mucha energía para comenzar un nuevo proyecto. Especialmente si de todas maneras ya no estás muy seguro de tus metas. Así que rompe tus intereses en pequeñas piezas y pequeñas acciones. Esto te permitirá determinar paso a paso cuáles son las acciones que debes de seguir para ponerte de nuevo en la ruta. Si el objetivo es escribir un libro, por ejemplo. Entonces ponte pequeños objetivos como escribir diariamente al menos veinte minutos o aunque sea un párrafo. Proponte metas y objetivos manejables ya que así irás ganando autoconfianza.

  1. Aprende sobre Buenos hábitos

Salir de la apatía implica fuerza de voluntad. Incluso forzar un poco las cosas. Cuando comienzas a practicar el cambio te vuelves cada día más eficiente y disciplinado. Además generas un mejor concepto de ti mismo y acumulas más energía y entusiasmo por lo que estás haciendo.  Especialmente si ese algo va en favor de tus intereses, aptitudes y valores.

Hacer un cambio es básicamente crear una serie de nuevos hábitos. Formar hábitos implica una habilidad especial que es sencilla pero a veces complicada de entender. Muchas personas fallan creando nuevos hábitos por que no comprenden que lo importante es hacer pequeños cambios diariamente. Sólo de esta manera se puede salir de la apatía.

¡Comparte esta valiosa información con todas las personas que te importen!

MIRA ESTOS ENLACES:

8 Señales Con Las Manos Que Los Maestros De Yoga Usan Para Deshacerse De Las Migrañas, La Ansiedad Y La Depresión

Esta Mujer Inspira A Las Personas Con Depresión A través Del Yoga

Esta Es La Diferencia Entre Tristeza Y Depresión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resentimiento: Qué Es Y Como Dejarlo Ir

Inteligencia Emocional: Lo Que Ocupas Saber