in

Una Guía Útil Para Desocuparte

“Los que son sabios no están ocupados, y los que están demasiado ocupados no pueden ser sabios.” – Lin Yutang 

Fue en un video de Jeff Shinabarger que escuché por primera vez la frase: Ocupado se ha convertido en el nuevo Bien. Al igual que cuando le preguntas a alguien: ¿Cómo estás?, contestan automáticamente: Bien.  En la actualidad, todo el mundo responde: Ocupado.

Por lo visto, estar ocupado se ha convertido en el estado predeterminado de muchas personas. ¿Pero estar ocupado, mejora nuestras vidas? Ciertamente no. Las estadísticas indican que el 75% de los padres están demasiado ocupados para leer con sus hijos por las noches. Hay un número creciente de niños que se envían a las guarderías y a otras actividades extraescolares. Es difícil encontrar un buen tiempo para las vacaciones. El 33% de las personas viven con estrés extremo y casi el 50% no pueden dormir debido a sus problemas. Todo esto indica que nos hemos vuelto demasiado ocupados.

Pero no tiene que ser así. Estar ocupado no es inevitable.

Tú puedes tomar medidas importantes para desocuparte.

 

 Considera esta Guía Útil para Desocuparte:

 

1. Date cuenta que estar ocupado es una opción. Es una decisión. No estamos obligados a un estilo de vida estresado. El primer paso es darse cuenta de que nuestros horarios los determinamos nosotros. Tenemos una opción en el asunto. No tenemos que vivir ocupados.

2. Detén la glorificación de estar ocupado. Ocupado, en sí mismo, no es una insignia de honor. De hecho, es un factor limitante para nuestro potencial cuando realizamos las actividades equivocadas. Está bien, no estar ocupado. Repite conmigo: Está bien, no estar ocupado.

3. Aprecia y programa tu descanso. Una de las razones por las que muchos estamos ocupados, es porque no reconocemos el valor del descanso. Pero el descanso es saludable para nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma. Aparta un día a la semana para convivir y descansar con tu familia. Prográmalo en tu calendario y respétalo a toda costa.

4. Revisa tus prioridades. Determina cuáles son las contribuciones más significativas que puedes ofrecer a este mundo y programa tu tiempo alrededor de ellas. Cuando estás muy ocupado, regularmente es porque tus prioridades están equivocadas.

5. Tener menos. Las cosas que poseemos ocupan mucho más tiempo y energía de lo que imaginamos. Necesitan ser limpiadas, organizadas y mantenidas. Y cuanto más cosas tenemos, más tiempo nos ocupamos. Poseer menos, nos da mayor libertad.

6. Cultiva un espacio en tu rutina diaria. Toma tu tiempo para el almuerzo. Encuentra un espacio en la mañana para sentarte tranquilamente antes de comenzar el día. Invierte en la soledad, la meditación o el yoga. Encuentra oportunidades para descansar entre un proyecto y otro. Comienza de inmediato cultivando pequeños momentos de espacio en tu día.

7. Encuentra la libertad en la palabra “NO”. Seneca escribió: “Todo el mundo está de acuerdo en que ningún objetivo puede ser alcanzado, cuando un hombre está preocupado por muchas cosas.” Reconoce el valor inherente de la palabra “NO”. Di “NO” a esos compromisos sin importancia, para perseguir lo más importante. Vivir desocupado es posible. Puedes ser feliz llevando una vida tranquila.

¿Acaso no suena maravilloso? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 Maneras Creativas Para Simplificar Tu Hogar

8 Razones De Éxito De La Gente Que Está Eligiendo Vestir Lo Mismo Todos Los Días