Jennifer Aniston Esta Molesta, Ha Escrito Una Poderosa Carta Viral Del Verdadero Valor De Una Mujer

No recuerdo ninguna época en mi vida en que no conociera el nombre de Jennifer Aniston. Sin embargo, esta carta cambió mi percepción de ella.

La ya clásica serie “Friends” Salió al aire menos de un años después de que nací. Y Aniston entró de inmediato al centro de la fama. América la ha adorado por más de dos décadas –Yo la he seguido mi vida entera- Pero ninguno de nosotros ha visto esta faceta de la actriz antes.

Jeniffer Aniston se sinceró en su carta

El Jueves 12 de Julio, el Huffington Post posteó una entrada de blog escrita por Aniston, titulada “para que quede claro”. Leyéndola, mi respeto por esta estrella hollywoodense se elevó por los cielos. En ella, Aniston se refiere a “el deporte del escrutinio del cuerpo y la vergüenza que ocurre diariamente” en los medios.

Aquí puedes leerlo:

“Déjeme empezar diciendo que hacerle caso a los chismes  es algo que nunca he hecho. No me gusta dedicarle energía al negocio de las mentiras, pero me gustaría participar en una conversación más grande que ya comenzó y que necesita continuar. Cómo no estoy en las redes sociales, he decidido poner mis pensamientos aquí por escrito.

Para aclarar, no estoy embarazada. Esto harta. Harta de que deportes como el escrutinio de cuerpo y la vergüenza ocurran a diario bajo la guisa del “periodismo” y las revistas de celebridades.

Todos los días, mi esposo y yo somos acosados por docenas de fotógrafos agresivos, plantados afuera de nuestro hogar. Fotógrafos que llegarían a extremos increíbles para obtener cualquier tipo de foto. Incluso si significa ponerlos en peligro a nosotros o a los desafortunados peatones que casualmente pasaban por allí. Pero, independientemente del asunto de la seguridad pública, quiero concentrarme en la imagen general de lo que este insano ritual de tabloides representa para todos nosotros

Si soy alguna clase de símbolo para algunas personas allá afuera, entonces claramente son un ejemplo del lente a través del cual nosotros, como sociedad, vemos a nuestras madres, hijas, hermanas, esposas, amigas y colegas.

La objetificación y el escrutinio bajo el cual ponemos a las mujeres es absurdo y perturbador.

La manera en la que soy retratada por los medios es simplemente un reflejo de cómo vemos y retratamos a las mujeres en general. Medidas contra algún deformado estándar de belleza. Algunas veces los estándares culturales sólo necesitan una perspectiva distinta para que puedan ser vistos por lo que realmente son: Una aceptación colectiva, un acuerdo subconsciente.

 Somos responsables de nuestro propio acuerdo. Las niñas pequeñas en todos lados están absorbiendo nuestro acuerdo, pasivamente o de cualquier otra manera. Y comienza muy pronto. El mensaje de que las niñas no son lindas a menos que sean increíblemente delgadas. Que no son dignas de nuestra atención a menos que luzcan como una súper modelo o una actriz en la portada de una revista.

Este es un concepto que todos estamos deseando comprar voluntariamente.

Este condicionamiento es algo que entonces las niñas cargan en su concepto de feminidad. Usamos las “noticias” de las celebridades para perpetuar esta deshumanizante visión de las mujeres. Concentrándonos solamente en su apariencia física, que los tabloides convierten en un sólido foco de especulación. ¿Está embarazada?¿Se ha descuidado a sí misma?¿Está  comiendo mucho?¿Está su matrimonio al borde del colapso por que las cámaras detectaron alguna “imperfección”?

Aniston arremete contra la prensa de chismes

Solía decirme a mí misma que los tabloides eran como libros cómicos. No para ser tomados en serio. Sólo una novela para que las personas siguieran cuando necesitaran una distracción. Pero realmente no puedo seguirme diciendo eso porque la realidad es que el acoso y la objetificación que he experimentado de primera mano por décadas, reflejan la deformada forma en la que calculamos el valor de una mujer.

El pasado mes en particular me ha iluminado sobre lo mucho que definimos el valor de una mujer basados en su status marital y maternal. La enorme cantidad de recursos que están siendo gastados por la prensa para tratar de definir si estoy o no encinta (por millonésima vez… pero ¿quién está contando?) apunta a la perpetuación de la noción de que una mujer está de algún modo incompleta o infeliz si no está casada y con hijos.

 En este último y aburrido ciclo de especulaciones sobre mi vida personal, también ha habido tiroteos masivos, decisiones de la corte suprema, incendios y una elección que se aproxima.

Un montón de asuntos realmente importantes a los cuales los jornalistas pudieron haber dedicado su energía. 

Y aquí es en dónde opino: Estamos completos con o sin pareja, con o sin hijos. Tenemos que decidir por nosotros mismos lo que es bello y lo que no cuando se trata de nuestros cuerpos. Esa decisión es nuestra y sólo nuestra. Hagámosla en favor de nosotras mismas y de las mujeres jóvenes en este mundo que seguirán nuestro ejemplo. Hagamos esa decisión de manera consciente, alejadas del ruido de los tabloides. No necesitamos estar casadas o ser madres para estar completas. Nosotras determinamos nuestro propio “feliz para siempre”.

Sus palabras son poderosas e inspiradoras

Estoy cansada de ser parte de esta narrativa. Sí, tal vez me convierta en madre un día. Y puesto que parecen estar tan interesados al respecto, seré la primera en esparcir la noticia. Pero no estoy persiguiendo la maternidad porque me siento incompleta en alguna manera. Justo como la cultura de las celebridades quiere que creamos. Me niego a sentirme menos porque mi cuerpo está cambiando y me como una hamburguesa en el almuerzo. Me niego a que una fotografía desde un ángulo extraño determine o que estoy embarazada o que estoy gorda.

Sin mencionar la dolorosa incomodidad que acarrea ser felicitada por amigos, colaboradores y extraños por igual sobre un embarazo ficticio. (Más de una docena de veces en un solo día)

De mis años de experiencia, he aprendido que las prácticas de la prensa, además de peligrosas, no van a cambiar. Al menos no lo harán pronto. Lo que puede cambiar es nuestro sentido de alerta y nuestra reacción hacia los mensajes tóxicos en estas aparentemente inofensivas historias. Servidas como verdad absoluta y tratando de distorsionar nuestras ideas sobre lo que verdaderamente somos.

 Nosotros podemos decidir qué tanto vamos a comprar de todo eso. Y tal vez algún día los tabloides se vean forzados a  ver el mundo a través de un lente diferente y más humano, porque los consumidores simplemente han dejado de comprar basura.”

Aplaudo la habilidad de Aniston de reconocer las enormes implicaciones sociales de su experiencia como celebridad. ¡Necesitamos más líderes que den un paso a delante a favor de lo que es correcto!

Comparte estas elocuentes palabras de empoderamiento femenino y educación con tus seres queridos.

MIRA ESTOS ENLACES: 

Por Qué Voy A Enseñarle A Mi Hija A No Esperar: Estudiante Escribe Carta Viral A Su Futura Hija

31/01/2017 9 Formas Para Detectar A Un Narcisista

Un Hombre Ha Plantado Un Árbol Cada Día En El Mismo Punto. 37 Años Después Está Perplejo De Lo Que Creo.