19 Ejemplos De Vida Reales De Un Extrovertido-Introvertido

Si eres como yo, eres un introvertido – extrovertido. Puedes ser bastante sociable, aunque también necesitas desesperadamente tu tiempo en soledad. Pero es muy difícil armonizar estas dos tendencias naturalmente contradictorias.

Sin embargo, así es como soy. De hecho, así es como mucha gente es. Sin embargo, normalmente somos personas comúnmente incomprendidas. Por ejemplo, las personas usualmente piensan que soy completamente extrovertido por que esa es la parte de mi personalidad que llama más la atención. En la otra mano, la parte de mi personalidad que se queda todo el día en casa a leer no recibe nada de atención (aunque es una de las actividades que mejor me definen).

Déjenme contarles lo que ocurrió hace un par de semanas.

Pasé el sábado solo, leyendo, escribiendo, haciendo cosas en casa. A las 8:54 pm, me llegó un mensaje de un amigo, preguntándome que qué estaba haciendo, por que tenía planes de salir y quería invitarme. Respondí: “Nada, ¿qué hay?”. Pasaron quince minutos y él no contestó. Yo quería salir y consideré llamarlo para ver qué estaba planeando. Pero también quería meterme a la cama y leer un libro antes e dormirme a las 10:00 pm. Así que no lo llamé.

Pasaron otros quince minutos y finalmente le llamé. Me tomó media hora y una considerable dotación de energía mental dejar mi libro, agarrar el teléfono y llamarle a mi amigo para averiguar cuál era el plan. Así que el lugar de quedarme leyendo en mi cama, salí de mi casa a las 9:30 pm y fuí con mis amigos por unos tragos.

¿Y saben qué hice? Bailé. Y fuí algo ridículo, pero también me divertí horrores.

¿Pero el día siguiente? Me senté en un café y leí un libro. Compré algo de despensa. Cociné y comí solo mientras veía Netflix. No hablé con casi nadie. Sólo le mandé un mensaje a mi amigo para ver cómo estaba después de la fiesta de la noche anterior. Realmente no quería hablar con nadie. Y lo estaba disfrutando.

Así que sí, soy extrovertido, pero no todo el tiempo.  De hecho, la introversión y la extroversión no son excluyentes la una de la otra. Es un espectro y puedes estar en cualquier parte de ese espectro dependiendo de tu estado de ánimo diario. Con personas como nosotros, sucede que estamos muy cerca de el centro, y eventualmente saltamos de un lado a otro.

Lo sé. Es confuso.

Algunos de nosotros tuvimos que aprender a ser más extrovertidos por que nos dimos cuenta que una de las bases del comportamiento humano es interactuar unos con otros. Es más bien inevitable. Pero para evitarte la confusión, aquí hay algunas cosas que nos gustaría que sepas de los introvertidos-extrovertidos.

1. A veces somos silenciosos, pero eso no significa que no queramos hablar.

De hecho, tenemos la cabeza llena de pensamientos e ideas de los cuales nos gustaría hablarte. Pero llegamos a pensar que no te interesarían. Preferimos escuchar lo que tienes que decirnos por que preferimos aprender sobre ti, y porque sabemos que disfrutas hablando.

2. Y sólo porque nos guste estar entre otras personas, no significa que queramos hablar.

Hablar requiere un montón de esfuerzo. Para nosotros, estar rodeados de personas casi siempre es suficiente para estar felices. Lo sé, es confuso.

3. Preferimos salir con un amigo que con varios de ellos.

Las salidas “de uno en uno” son más íntimas, y eso nos gusta. Significa que tenemos una oportunidad real de conocerte y tener una conversación profunda sobre lo que realmente importa. En lugar de tener una pequeña conversación insignificante con todos los miembros de un grupo.

4. Apestamos respondiendo mensajes de texto porque muchas veces no queremos hablar con nadie.

No es que odiemos a las personas o que estemos molestos. Simplemente, a veces hemos estado tanto tiempo rodeados de personas que estamos un poco enfermos de hablar y mensajear y tener videollamadas. Y simplemente no queremos hablar. Estamos completamente abiertos a salir con alguien, sólo no esperes que hablemos demasiado cuando estamos en ese estado particular.

5. Estamos abiertos a conocer a tus otros amigos. Sólo déjanos saber que conoceremos gente nueva con un poco de antelación, para que podamos irnos preparando mentalmente.

No estamos cerrados a conocer gente nueva, mucho menos nuestro lado extrovertido. Sólo que nos resulta una actividad bastante fatigador. Así que literalmente debemos prepararnos a nosotros mismos para socializar. Tenemos que entrar al estado mental de “Ok, voy a estar hablando mucho”.

6. Independientemente de necesitar tiempo a solas, también podemos sentirnos solitarios.

Es difícil equilibrar el tiempo a solas y el no sentirnos solos. A veces queremos salir con amigos porque nos sentimos solos, pero nuestro hogar es tan cómodo que nos cuesta trabajo hacerlo.

7. Es difícil hacernos salir si no estamos en modo extrovertido. Pero una vez que lo hacemos, la pasamos increíble.

Algunas veces necesitamos algo de presión para salir de casa. De nuevo, no es que no queramos salir, sólo que comenzamos a pensar cosas como ¿Y qué pasa si no es divertido? Podría pasarla mejor en casa con mi libro. ¿qué pasa si ya no hay entradas para el concierto? ¿Qué pasa si realmente no quieren que vaya y sólo me están invitando para ser amables? Comenzamos a formar un montón de cosas en nuestra cabeza que podrían no salir bien, y luego las usamos como excusa para no salir.

8. Después de hablar demasiado tiempo, necesitamos recargar en silencio.

Estamos encantados de hablar con tus padres, tus amigos, tu novia, tus vecinos, etc. Pero una vez que se acaba, se acaba. De verdad, necesitamos silencio.

9. No siempre somos la persona más habladora del grupo. Pero si alguien necesita ayuda con una situación social incómoda, siempre damos un paso adelante.

De nuevo, siempre estaremos felices de platicar si la situación lo amerita. Pero sabemos que conversar puede ser incómodo, sobre toso para alguien que no es extrovertido. Así que si vemos que a alguien en el grupo le cuesta más trabajo manejarlo, tendremos alguna iniciativa para que se sienta más cómodo.

10. Vivimos en nuestras cabezas, incluso cuando parece que estamos concentrados en el exterior.

Incluso cuando estoy siendo extrovertido, mis pensamientos siguen corriendo y analizando la situación.

11. Como podemos ser extrovertidos y calculadores al mismo tiempo. Algunas veces terminamos siendo líderes. Pero eso no significa que deseemos un premio, ni siquiera vanagloriarnos del tema.

Las personas tienden a pensar que estamos hechos para ser líderes. Podemos levantarnos y hablar en frente de una multitud en caso de que necesitemos hacerlo. Podemos tomar decisiones cuando es necesario. Pero frecuentemente nos analizamos a nosotros mismos y no pensamos mucho en nuestras habilidades. Algunas veces pensamos que no somos lo suficientemente buenos para estar al mando. Siempre pensamos que podemos ser mejores, así que los halagos normalmente nos incomodan.

12. Oscilamos entre el deseo de que alguien elogie nuestro trabajo, y el pánico que nos provoca la idea de ser el centro de atención durante más de 30 segundos.

Algunas veces queremos atención. Otras veces nos cuesta trabajo creer que alguien quiera pasar más de 10 minutos poniéndonos atención.

13. A veces las personas piensan que somos coquetos, pero no.

Entendemos que interactuar con personas es una parte necesaria de la vida.Así que hacemos un intento genuino para que las personas sepan que tienen nuestra total atención e interés.

14. Nos enojamos con nosotros mismos por no salir con nuestros amigos y decepcionarlos.

Lo cual es una de las razones por las cuales a veces nos esforzamos en salir y ser extrovertidos. Para dejarle saber  nuestros amigos que disfrutamos pasar tiempo con ellos. No por que de hecho queramos salir.

15. Nos sentimos muy cómodos en lugares cerrados como cafés y librerías. Rodeado de personas, pero a mismo tiempo aislados del mundo y en contacto con nosotros mismos.

Simplemente nos gusta estar rodeados de personas. Incluso si son extraños. Es lo maravilloso de estar rodeado de gente y no tener que hablarles.

16. Tenemos un constante impulso interior extrovertido de controlar nuestro lado introvertido.

Es frustrante, porque nos damos cuenta cuando comenzamos a internarnos en nuestra propia mente y nos volvemos extremadamente introspectivos. Sucede cuando nos encontramos en grandes congregaciones de personas. Y el único pensamiento que aparece es “oh no, !está pasando de nuevo!, debo hablarle a alguien ahora”. Pero eso es muy difícil. No. Sí. Debes hablar o vas a terminar sumido en tu cabeza por el resto de la noche.

17. Realmente una “pequeña charla” no nos entusiasma.

Evitamos las pequeñas charlas o la charla casual siempre que podemos. Porque queremos conocerte realmente. Averiguar lo que piensas, opinas y sientes. Cuáles son tus metas. Cómo es tu familia. No queremos hablar sobre el clima. Pero si con eso te sientes cómodo, entonces hablaremos de eso.

18.No tenemos un grupo establecido de amigos

Usualmente seleccionamos  elegimos uno o dos individuos de nuestros distintos grupos sociales y los convertimos en nuestros amigos íntimos. Son nuestras personas más cercanas y haríamos lo que fuera por ellos.

19. Si nos gustas. De verdad nos gustas. Somos muy melindrosos acerca de con quién gastamos nuestro tiempo y energías. Si aceptamos una salida contigo en numerosas ocasiones, tómalo como un cumplido.

En serio. Cuando te resulta tan agotador y cuando luchas todos los días para tomar la decisión de salir al exterior, es un gran halago que lo hagamos para poder pasar tiempo contigo. No quiere decir que nos bastemos con nosotros mismos. Sólo que no queremos gastar tiempo y energía con personas que no disfrutamos.

!Comparte estas bellas reflexiones con todos tus amigos!

MIRA ESTOS ENLACES:

Los Psicólogos Afirman Que Las Personas Que Lloran Mucho Tienen Este Rasgo De Personalidad Único

¿Conoces A Alguien Con Un Tatuaje? Esto Es Lo Que Dice Acerca De Su Personalidad

6 Verdaderas Señales De Que Estás Con Un Buen Hombre

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here