Niña Abortada Vive Dos Horas En Los Brazos De Su Madre Antes De Morir

Ese sueño parecía estar a punto de cumplirse en junio, cuando Alyssa siguió la intuición de una madre temprana:

“Algo en mi intestino me dijo que necesitaba tomar [una prueba de embarazo] … Dejé la prueba en la esquina del fregadero y le susurré a Dios: ‘Dios, por favor deja que sea positivo, por favor. Te lo suplico Dios. Por favor, he aquí dos líneas gloriosas de color rosa. Lloré por el abrumador sentimiento de alegría que mi corazón tuvo”.

Todo parecía estar saliendo como estaba previsto, hasta el 28 de septiembre. El chequeo mostró que Scarlett estaba creciendo y prosperando, pero Alyssa se dio cuenta de que estaba en una cantidad inusual de dolor por la ecografía y sintió que algo estaba “mal”.

Al principio, calificó el malestar hasta los dolores y molestias normales del embarazo, pero creció cada vez más preocupado, ya que su dolor no disminuyó y poco a poco evolucionó en un malestar estomacal y dolor pélvico.

“Estar embarazada, es muy difícil diagnosticar los dolores con todo lo que cambia físicamente. El viernes rodó alrededor y yo no podía soportar más este dolor… Domingo, 2 de octubre, fui llevada a la sala de emergencias en mi ciudad natal porque seguía sufriendo y teniendo sangrado menor… Scarlett era perfecta, así que nos enviaron a casa. Mi marido y yo estuvimos muy aliviados. Dimos gracias a Dios nuestra chica estaba bien. El lunes se acerca, y llamo a mi obstétrico… Me dijeron que todo lo que estaba experimentando era normal.

Ella añade, “Cada médico con el que había hablado hasta ahora no parecía preocupado, por lo que había confiado en ellos. Sabía que todo iba a salir bien. Yo rezaba que todo fuera. Recé más duro de lo que he tenido en toda mi vida. ”

Sin embargo, ella tenía el instinto de una madre de que todo no estaba bien.

Los Youngs se apresuraron a la sala de parto y parto del hospital que habían elegido para el nacimiento de Scarlett, situado a 45 minutos.

Alyssa escribe: “Cuando llegamos al hospital, las amables enfermeras se aseguraron de que yo estaba cómoda… Una vez que me instalé, el obstetra de guardia vino a hacer un examen. Él nos dijo que yo estaba sufriendo de Cérvix incompetente o mi cuerpo estaba tratando de abortar a nuestra hermosa niña”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here