, ,

Presionar Estos Puntos En Los Pies De Tu Bebé Puede Hacer Que Deje De Llorar

La reflexología es una práctica cultural antigua que se remonta a miles de años en la antigua China. Sin embargo, recientemente ha experimentado un aumento en su popularidad en el mundo occidental como una práctica médica legítima que puede tratar un abanico de dolencias físicas.

Debido a que la reflexología es uno de los tratamientos disponibles más naturales y menos invasivos, esto la convierte en la herramienta perfecta para calmar a los bebés. Como ellos no tienen la capacidad de transmitirte lo que los está inquietando, con frecuencia los bebés responderán al dolor físico sencillamente llorando. La reflexología proporciona una manera efectiva para determinar lo que está experimentando tu bebé y cómo puedes solucionarlo.

Guía de reflexología de pies para tranquilizar a tu bebé

Se dice que los bebés son mucho más receptivos a la reflexología que los adultos maduros. Esto se debe principalmente a que ellos son más sensibles al contacto físico en general. Cuando un bebé o niño está afligido, nuestra respuesta natural para consolarlos físicamente es cargarlos en brazos, acariciar su espalda, etc. Esto hace que la reflexología sea el tratamiento perfecto para ellos.

La reflexología es la aplicación de presión en ciertos puntos del cuerpo, principalmente concentrados en los pies. Se dice que esto ayuda a tratar una variedad de problemas de salud asociados con sus partes corporales correspondientes.

 

Cabeza/Dientes

Para tratar dolencias que implican la cabeza y los dientes, las puntas de los dedos son las partes del pie que necesitan ser masajeadas. Esto es grandioso para tratar muchos problemas de salud que ocurren arriba del cuello, tales como infecciones de oídos. Esta técnica es particularmente útil cuando el bebé está sufriendo las molestias de la dentición.

 

Senos paranasales

La región de pie asociado con los senos paranasales es en el centro del área de “Cabeza/Dientes”, similar a la ubicación de los senos paranasales en nuestras cabezas, la cual está justo en el centro. Aplicar presión en el centro de los dedos de un bebé puede ayudar a reducir la severidad de una serie de problemas sinusales, desde el goteo nasal hasta el resfrío común y otros problemas respiratorios. Aunque esto no significa una cura para cualquier enfermedad, reduce sus síntomas y la hace más llevadera.

 

Pecho

El área del pecho en los pies es la parte superior del pie que toca el suelo, por encima del arco. Efectuar la reflexología en esta área proporciona efectos similares a los del área sinusal, haciéndolo efectivo para tratar la tos crónica o el resfrío que causan que se acumulen las flemas. De hecho, muchos estudios han encontrado que la reflexología es muy efectiva para reducir todas las formas de congestión.

 

Plexo solar

El plexo solar es una colección compleja de nervios localizada entre el estómago y los pulmones. Es difícil de limitar la causa del dolor en el plexo solar debido a su localización y variedad de terminaciones nerviosas. Sin embargo, este dolor puede ser abordado mediante un trabajo de reflexología cerca de la zona superior del arco del pie. Es el área justo antes de que termine el arco, y el pie toque el suelo.

 

Abdomen superior e inferior

El área del pie que se corresponde con el abdomen es el arco entero del pie. El abdomen superior se correlaciona con la mitad superior del arco. Aplicar reflexología en esta zona del pie del bebé puede ayudar con los problemas digestivos, tales como acidez y obstrucción intestinal.

El abdomen inferior se correlaciona con la mitad inferior del arco. Aplicar reflexología en esta zona ayuda con los problemas de constipación y distensión abdominal, los cuales pueden ser los elementos detrás del malestar de tu bebé.

 

Pelvis

Los talones de los pies de tu bebé corresponden al área pélvica. Los problemas que comúnmente afectan la zona de la pelvis de un bebé incluyen la tensión muscular y los problemas posturales. Esto puede ser tratado aplicando presión sobre el área del talón del pie.

 

La reflexología es útil para tratar ciertas condiciones y síntomas específicos, pero no es una cura para todos los males, ni reemplaza la atención médica adecuada que tu bebé puede necesitar ante enfermedades graves. El fin de la reflexología para bebés es incrementar su comodidad y bienestar, durante períodos de dolor y tensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *